Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Mes de la Independencia

Dr. Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 4, septiembre 2017 - 12:00 am

Hemos llegado al mes en que celebramos la independencia de Centroamérica del reino de España, al que llegamos cuando el navegante Cristóbal Colón “descubrió” al continente, en su búsqueda de un camino más corto para llegar a las llamadas indias orientales, Catay y Cipango, que eran China y Japón.

En aquel entonces, se creía que la tierra era plana, aunque los estudiosos se planteaban la teoría de que la tierra era esférica, porque de otra forma no se podría explicar algunos fenómenos naturales como la salida del sol cada mañana, en un período de únicamente doce horas. Estos estudiosos animaron a Colón a intentar la búsqueda de un nuevo camino, más corto y efectivo para llegar a esas indias y hacer más fácil el comercio y desde luego, más barato y consiguientemente más lucrativo el comercio de entonces.

Convenció Colón a los llamados Reyes Católicos de España a que invirtieran en la aventura, y lo despacharon en tres barcos, o carabelas, con tripulación integrada por prisioneros, por la inseguridad que significaba la intentona de que la tierra no fuera esférica, y cayeran por la orilla del llamado hasta entonces, “mare tenebrosum”

publicidad

De esa forma se inició el viaje con la promesa de que las ganancias de la empresa, arrojaría poder y riqueza para el reino financista del proyecto. Quiso Dios, que el aventurero, un doce de octubre de 1492, avistara tierra, cuando ya los tripulantes ponían en duda la teoría del navegante de que encontraría la ruta corta para llegar a su destino y amenazaban con desistir del proyecto emprendido bajo tanto riesgo.

Llegado al destino, se encontró Colón con unas tierras para entonces desconocidas en Europa, pero que ofrecían riquezas naturales que desde luego representaban ganancias por su explotación. Por trescientos años, los reinos del viejo continente comerciaron con las tierras encontradas y a cuyas poblaciones sometieron política y económicamente, hasta que los descendientes de esos mismos aventureros reflexionaron y decidieron cambiar las normas de convivencia de las tierras “descubiertas” y pensaron en hacer suyo el negocio de quienes desde Europa, manejaban las ganancias a su beneficio.


Fue entonces que las diferentes regiones del “nuevo continente” se separaron del dominio extranjero, y con violencia sangre y muerte en algunos casos, y pacíficamente en otros se desligaron de la soberanía europea y se declararon independientes.

Centroamérica para ese entonces ya se manejaba como un virreinato y se gobernaba por medio de una Capitanía General en la ciudad de Guatemala, hoy llamada La Antigua, y fue en el palacio de tal ciudad, en donde los líderes centroamericanos decidieron en septiembre de 1821 que no se someterían en el futuro a las autoridades españolas y se declararon “independientes”.

De ese entonces para acá, los negocios –y más que todo las ganancias– se quedaron para las familias de quienes habían desarrollado sus habilidades en el comercio, dejando de segundos a sus contrapartes en el viejo continente. El hecho político de la independencia, no dejo de tener sus características propias que influyeron en el futuro desarrollo de las naciones americanas.

De hecho, el desarrollo de los Estados Unidos, con su idioma diferente, lo mismo que su religión, produjo una sociedad que hoy día prevalece con su poder político en todo el globo. Al sur del continente, los países de lenguaje latino, y su religión católica, desarrolló una sociedad de otro modo, que hace una diferencia notoria, y ocasiona roces políticos que se hacen presentes en el diario vivir. En medio de ese desarrollo cultural, la historia centroamericana toma diversos matices que valdría la pena estudiar, fenómenos como la anexión a México o los Estados Unidos, que al final no dejaron de ser intentonas que no produjeron los efectos deseados. Posteriormente, la separación política de las diferentes provincias de Centroamérica, debilitaron aún más a la región ante el mundo, y nos limitan el progreso.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.