Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Metamorfosis política

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

viernes 18, mayo 2018 - 12:00 am

Es evidente que el país necesita un cambio real en la dirección de las instituciones de Estado y de cómo eligen su organización los políticos que llegan al poder, dado que no es saludable para la democracia pasar la aplanadora cuando se tiene la mayoría.  Dicho de otra manera, la elección de la nueva junta directiva de la Asamblea Legislativa, es la evidencia que se está gobernando el país por medio de componendas y no por medio de acuerdos plurales; es más, hay ciertos diputados que desconocen lo que significa “protocolo de entendimiento”, ya que solo entienden el protocolo del madrugón y los acuerdos bajo la mesa, tal como ha quedado demostrado con el último acuerdo que tomaron ARENA y el PCN, donde se repartieron a discreción las mejores posiciones.

Creo que en aras de fortalecer la democracia y darle un verdadero sentido a la expresión popular, se tuvo que haber elegido una junta directiva con mayor pluralidad, en la que FMLN y ARENA compartieran la presidencia, después de todo fueron los partidos más votados; pero además, que esa junta directiva no pasara de siete miembros.

Dado que no es congruente tener a cuatro vicepresidentes y seis secretarios haciendo lo mismo, mejor dicho, sin hacer nada, únicamente cobrando por los privilegios que el cargo representa ¿acaso no era suficiente un vicepresidente o un secretario? La respuesta es simple: no se necesitan; pero la ambición de formar parte de la directiva no la define un deseo genuino de servir a la patria, sino los emolumentos que se obtienen al llegar a esos cargos.

publicidad

Así que no hay duda que ARENA y el PCN han vuelto a las andadas, ya que ello nos trae a la memoria lo nefasto que fueron para el país todas las aprobaciones que hicieron al formar mayoría simple y, en algunos casos, mayoría calificada con otros partidos satélites que favorecieron la gobernabilidad en la que ARENA obtuvo la llave para acumular el poder en algunas instituciones de Estado; pero lo más grave fue darles esa autoridad para elegir a los magistrados de la Sala de lo Constitucional que administraron justicia a favor de la oligarquía.

Pero muy distante del verdadero sentido de la justicia, todo ello al final resintió a la población porque, en alguna medida, ARENA se olvidó de gobernar para las grandes mayorías y los más necesitados; fue así como el pueblo le otorgó una oportunidad al FMLN, esperando que las cosas fueran diferentes, pero sucedió lo que muchos temían: “más de lo mismo”, con el discurso del “pueblo unido jamás será vencido”, eslogan con que el FMLN llego al poder, pero no hizo honor de ello.


Así, el primer presidente del FMLN se dedicó a pagar favores políticos, tanto que en su gestión logró contratar a más de 26,000 empleados públicos, lo cual provocó que las finanzas públicas continuaran laxas, siendo suplido ese vacío con más impuestos; de manera que en la gestión del presidente Funes, se aumentó la tasa impositiva a más de 15 impuestos ya existentes y se crearon alrededor de cinco nuevos, golpeando drásticamente las finanzas de las familias salvadoreñas y provocando una especie de recesión en la economía.

Por otra parte, el FMLN logró la gobernabilidad con GANA, partido que fue clave para otorgarle un cheque en blanco al Frente, al aprobar leyes que favorecieron al grupo hegemónico vinculado a ambos institutos políticos, fortaleciendo una nueva clase dominante en El Salvador, o como lo dicen algunos analistas: los nuevos oligarcas; de igual manera, se repartieron la mayoría de instituciones donde se administra justicia, justamente para neutralizar cualquier investigación en su contra y dirigirla a favor de sus intereses partidarios.

A pesar de todos esos desaciertos, una parte de la población volvió a confiar en el FMLN, y le dio un segundo mandato, y, de la mano con el partido GANA, profundizaron aún más la crisis del país, manejando mal la economía y con una pésima política exterior que condujo a que se perdiera el TPS, porque no supieron cabildear a favor de los compatriotas, debido a que prefirieron dar el apoyo al régimen de Nicolás Maduro y no abogar por los hermanos lejanos.

De tal forma que el dúo dinámico FMLN-GANA, aplicó la aplanadora en todos aquellos proyectos en que favoreció a sus intereses y fue así como ignoró en dos ocasiones el protocolo de entendimiento y dejó fuera de la presidencia a ARENA. Por ello es importante que ARENA y los demás partidos pequeños hicieran las cosas diferentes, pero vemos que van rumbo a equivocarse de nuevo, por ello se necesita que haya una verdadera metamorfosis en la clase política y entiendan que el país marchará bien, si hay un verdadero entendimiento entre todos los partidos.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.