Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Momento difícil

Jaime Barba / Región Centro de Investigaciones

miércoles 14, marzo 2018 - 12:00 am

Nadie debería estar haciendo cuentas alegres con los resultados electorales del 4 de marzo. Hay diversos mensajes (algunos claros, otros cifrados) y distintos destinatarios.

En menos de un año es la elección presidencial, y así como parece que estarán las cosas no sería descartable una segunda vuelta, sobre todo si una tercera candidatura se cuela entre los dos grandes partidos políticos. Es decir, se vienen encima unos turbulentos meses de puja y soca.

El punto de partida es lo que sin duda puede afirmarse como el descalabro electoral del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), y es que las cifras comparadas entre lo que obtuvo (para diputados) en 2015 y lo logrado en 2018 hablan por sí solas: decrecimiento en 300 mil votos.

publicidad

Un desplome de este tipo para una fuerza política de la envergadura del FMLN amerita un análisis preciso. Los sondeos de opinión lo sugerían, pero no de este modo tan contundente, y dramático.

Erraría el FMLN si por salir rápido del aturdimiento que la derrota electoral le ha generado fuese en pos de explicaciones fáciles y simplistas. Es su visión general, su actuación gubernamental y sus proposiciones concretas en el actuar político las que no han recibido el respaldo mayoritario que toda fuerza política espera al someterse al escrutinio público. Es hacia dentro de su corporeidad política que debe verse, si es que quiere en realidad corregir lo que haya que corregir, como sus actuales dirigentes están afirmando.


Quizás el hallazgo más interesante de estos resultados electorales del FMLN sea lo que bien puede llamarse como el comportamiento electoral crítico de un segmento de votantes del FMLN, el que ha puesto en aprietos a este partido político. Tres destinos es probable que haya tenido el votante histórico (por llamarlo de algún modo) del FMLN. En primer lugar, todo indica que el voto histórico (¿el más duro?), sobre todo en San Salvador y sus alrededores realizó la operación quirúrgica de no respaldar con sus votos a reconocidos dirigentes efemelenistas que aspiraban a una curul, aunque sí a otros. En segundo lugar, otra parte de los votantes desencantados del FMLN optaron por anular su voto (en todo el país los votos nulos rondaron los 50 mil en 2015 y 175 mil en 2018). Y en tercer lugar, otra parte de los votantes del FMLN quizás optó por no asistir a las urnas (abstencionismo).

Para el FMLN recomponerse de esta dolorosa caída comporta un reto hercúleo, porque la siguiente elección ya está en la nuca. Como sortee la situación dependerá de la calidad y la flexibilidad de su músculo político.

Resulta difícil imaginar que la pérdida de densidad electoral del FMLN se deba al despliegue de los programas sociales (uniformes, zapatos, vaso de leche, útiles escolares, paquetes agrícolas…), y más bien el descrédito expresado en las urnas quizás está diciendo, entre otras cosas, que las políticas sociales sin un encadenamiento territorial-productivo eficaz terminan por agotarse, y máxime si su financiamiento está todo el tiempo amenazado por los recortes.

Por esto mismo, Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) debería moverse con cautela y prudencia al momento de tasar las actuales políticas sociales. ¿Qué hará para mantener la recién estrenada aquiescencia ciudadana? ¿Desenvainará la trillada fórmula de la focalización y enderezará sus energías políticas contra los programas sociales? ¿Creerá que está en 1989 y se largará de nuevo a continuar con el desmantelamiento de lo que queda del aparato estatal estratégico? ARENA no ha recibido un cheque en blanco, y sus dirigentes de seguro lo saben. Si le aprietan la soga a la ciudadanía podrían gestar su propio empantanamiento.

El Salvador lo que necesita, no hay que cansarse de decirlo, es una reconsideración general de su perspectiva como pequeño país periférico. Eso implica deshacerse de fantasmas y poner los pies sobre la tierra. ¿Podrán los partidos políticos tal y como se encuentran hoy con semejante tarea?

Momento difícil, sin duda.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.