Cerrar [X]

Editorial & Opinion

“Nalo”

Rafael Domínguez / Periodista

miércoles 16, agosto 2017 - 12:00 am

El proceso judicial contra 18 personas, entre las que están el mediador de la tregua, dos directores de Centros Penales y otros funcionarios de mediana importancia administrativa, pende de las declaraciones de un testigo criteriado, identificado como Nalo; un miembro de la pandilla 18 revolucionarios que decidió colaborar con la Fiscalía y narra elementos de la relación entre gobierno y pandillas para lograr el objetivo de reducir los homicidios y la relación partidos políticos FMLN, ARENA y las pandillas, para beneficiarse electoralmente.

Si bien esto último no tiene relación alguna con el proceso de los 18 acusados de permitir beneficios o introducir objetos ilícitos en centros penales, ha sido la oportunidad para la Fiscalía de introducir el tema político y cómo estos partidos, supuestamente, trataron de comprar o compraron votos para la elección presidencial 2014, desprendiéndose de estas acciones preguntas lógicas: ¿hubo fraude electoral? ¿Se consumaron esas compras de votos y fueron efectivas? ¿Le significaron al FMLN la victoria?

El caso suena fuerte y es comida periodística para los tres tiempos, pero ¿será jurídicamente algo que pueda perseguirse? Llama la atención que en el proceso hay 18 acusados de beneficiar pandilleros, por sus decisiones o arbitrariedades administrativas, pero no hay ninguna acusación o por lo menos intento de investigación, sobre los funcionarios y políticos que se reunieron con las pandillas para tranzar esos votos.

publicidad

¿Es que la Fiscalía no considera un delito la posible compra de esos votos o el pago de $300 mil o más a los líderes de las agrupaciones criminales? Lo cierto es que se levanta el morbo porque uno comienza a pensar cuántas veces antes lo hicieron? ¿O hasta dónde la relación partidos políticos-maras es cotidiana? Nalo con sus declaraciones se pasó llevando no solo a los 18 acusados, sino también a quienes luego se sumaron a cargos de gabinete, partidos y diputaciones; pero lo cierto es que hay vídeos de ellos conversando, negociando, poniéndose de acuerdo; les hemos escuchado y visto en ese trato personal y directo con quienes en aquellos años, 2012 y 2014, mantenían más de 15 muertos diarios y aterrorizada a la población, mientras ellos tenían la capacidad de comprar y vender el triunfo electoral.

La tregua entonces pudo tener dos escenarios, como dice Nalo: uno, con el gobierno central en el que la mediación de Mijango, la venia de Munguía Payés, la complicidad de Funes y la bendición de Colindres les permitieron beneficios carcelarios, telefónicos y logísticos; y el otro, en el que el dinero de los donantes anónimos o la colecta política les permitía enriquecerse, sirviendo por aparte a los dos partidos mayoritarios, mientras el matar, asesinar, violar y extorsionar les daba los frutos esperados tenían a todos de la cola.


Así de sencillo, según Nalo, se han ejecutado las cosas; lo triste de la historia es que el pueblo no ha ganado nada, más que los criminales se fortalecieran que, se inflaran sus aspiraciones políticas, que se crecieran en valor para “gobernar” a su manera y ver en sus líderes partidarios nada más que asustados gañanes, vendiendo y comprando sus propios beneficios; si alguien encuentra en todo esto un punto de valor para el país, espero que lo pueda decir; yo hasta hoy solo veo la decadencia de los principios en aquellos en los que un día pusimos la confianza.

El fin no justifica los medios, los medios siempre serán importantes y muchas veces más que el fin; justifique usted, si quiere, lo que ha sucedido, porque yo no sé si Nalo es más verdadero que los políticos implicados o cuál de las maras, incluyendo los partidos, son peores.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.