Cerrar [X]

Buenos Días

Nicaragua, la olla de presión que estalló

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

martes 24, abril 2018 - 12:00 am

Una reforma inconsulta del seguro social y un impuesto a las pensiones de los jubilados fueron el detonante de las protestas estudiantiles en Nicaragua. La olla de presión contra el régimen de Daniel Ortega estalló y ahora peligra la misma presencia del gobernante en el poder.

Tradicionalmente Nicaragua es un pueblo pacífico, sus estallidos de violencia siempre tienen que ver con la pérdida de libertades fundamentales y esta vez se trata de eso. Es una protesta espontánea, sin liderazgo político y alejada de los corruptos partidos tradicionales de derecha, cómplices del régimen de Ortega.

En esta protesta Ortega y sus aliados de la empresa privada perdieron toda la credibilidad y la influyente y valiente Iglesia Católica y los medios de comunicación independientes se han fortalecido. El COSEP, el equivalente  a la ANEP, que había pactado con Ortega, está totalmente desprestigiado y cuestionado por la ciudadanía.

publicidad

A Ortega y su estrafalaria esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, entonces no le ha quedado más que el recurso de los dictadores: represión y masacrar opositores, ya van más de 30 muertos. Ortega ha revertido la medida que detonó las protestas, pero la pregunta es si será suficiente. El gobernante también ha amenazado con más represión y será muy difícil que los estudiantes depongan fácilmente las protestas porque le perdieron el miedo al régimen.

Parece una reedición de la insurrección popular contra Somoza, pero ahora es un pueblo sin armas, con la razón y la dignidad de su mano, con las redes sociales como herramienta de lucha y una decisión de recuperar la democracia, las libertades y terminar la corrupción de los Ortega. Es cuestión de tiempo. Es el principio del fin de Ortega y su mujer tras 11 años de abusos.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.