Cerrar [X]

Editorial & Opinion

No basta con la confesión

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

viernes 17, agosto 2018 - 12:00 am

Con la confesión que diera el expresidente Elías Antonio Saca en el proceso abreviado que le otorgó la Fiscalía, en la que detalló con lujo de barbarie cómo sustrajo el dinero del pueblo, y la distribución que hizo de esos recursos entre personas naturales y jurídicas, es notorio que el mayor beneficiario fue don Tony y su familia. Ante ello se deben analizar con pinzas dos aspectos: uno tiene que ver que la confesión responde al contexto preelectoral, dado que estamos a la vuelta de los comicios de 2019, y con ello se buscará robustecer a un sector político en particular.

El otro aspecto es que al final no importa la justicia, sino la estrategia política que se pueda cabildear entre sectores de poder, en la que evidentemente don Tony se vuelve a poner en la palestra, no como reo confeso, sino como el mayor estratega político que ha tenido El Salvador, ya que su confesión no solo es estratégica, sino brillante, porque al señalar al partido ARENA como uno de los mayores beneficiados de los recursos públicos, viene a debilitar el poco prestigio que había obtenido el partido en los últimos 10 años.

Desde la perspectiva crítica y analítica, es razonable pensar en la mala fe de algunos miembros del partido ARENA, debido al mal precedente que han dejado sus antecesores en la administración de los recursos públicos, comenzando desde la privatización de la banca, hasta las telecomunicaciones y, sin temor a equivocarme, hay unos cuantos miembros que han formado parte del instituto político que tienen muchos pecados de los cuales deberán rendir cuentas.

publicidad

Pero lo que sí no está bien, es decir, que el partido ARENA y todos sus miembros son culpables de los pecados que otros cometieron en su tiempo; es como decir que todos los miembros del FMLN son corruptos por la vida suntuosa y de lujos que se dio el expresidente Mauricio Funes, a costa de los contribuyentes y por ende son culpables de todas las sustracciones de los recursos públicos que hoy le acusa la Fiscalía. Tenemos que aprender a separar el acto de corrupción de una persona versus la institución.

Y hay que comenzar a deducir responsabilidad por el nivel de autoridad que ostenta cada individuo en el poder, por ejemplo: si un funcionario o empleado público hace actos de corrupción y promueve actos ilícitos en la Fuerza Armada o en el Ministerio de Hacienda, nadie puede culpar al ejército de corrupto o a Hacienda de ser un nido de víboras y forajidos, por la mala leche en la administración de los recursos públicos de su ministro o empleado designado ahí.


De la misma manera, no se puede juzgar en su totalidad al partido ARENA por los actos de corrupción que fueron cometidos y confesados por Elías Antonio Saca; el derecho penal es unipersonal, de modo que el responsable es quien comete el delito y no la institución. Mejor aún, recordemos que en el momento que se transfieren esos recursos al partido ARENA, quien lo ordenó fue el presidente de la República que, a su vez, era presidente del partido ARENA, es decir, poseía las dos calidades.

Recuerdo que en su momento Mauricio Funes, cuando tenía dignidad, criticó férreamente a don Tony Saca, por tener las dos calidades que por cierto no solo estaba fuera de la ley, sino que, al ostentar los dos cargos, se generó un conflicto de intereses; sin embargo, eso no le importó a don Tony e hizo caso omiso de lo que dicta la ley y fue así como se aprovechó, al sustraer todos esos recursos públicos y repartiéndolos a su arbitrio.

Por lo tanto, a los que se tiene que juzgar con todo el peso de la ley por esas sustracciones, es al representante legal de ARENA de aquel entonces y algunos miembros del Coena que, de conformidad a los estatutos, tuvieron a su cargo las finanzas del partido, dado que para ellos no fue desconocido el ingreso de recursos públicos, y es deber del actual Coena poner a disposición de la Fiscalía la documentación pertinente, con el fin de recuperar esos recursos del pueblo.

Pero no solo ARENA fue destinatario de recursos públicos, también salieron beneficiados funcionarios de aquel entonces, por lo que sería bueno que, de forma voluntaria, inicien el proceso de devolución del dinero que les pagaron en concepto de sobresueldos, y es deber de la Fiscalía indagar a profundidad que otros partidos políticos fueron destinatarios, ya que presuntamente don Tony con Mauricio Funes, gestaron y nutrieron al partido GANA que, por cierto, según Fiscalía, recibió seis millones de dólares para su creación y funcionamiento. Pero paradójicamente de esto no ha dicho nada don Tony.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.