Cerrar [X]

Editorial & Opinion

No conocen la vergüenza, cómo se escribe, ni lo que significa

Bessy Ríos / Abogada y activista digital

Sábado 29, Abril 2017 - 12:00 am

Qué dolor de corazón me dio ver en estos días pasados a los pacientes renales haciendo un cierre de calle porque no había material para hacerse sus diálisis, ese tratamiento doloroso, caro en lo privado, pero que les mantiene con vida.

Mujeres, hombres y adultos mayores, unos más deteriorados que otros por su problema renal, gritando que querían vivir ¡En serio, no se vale! que esta población se vea obligada a cerrar calles y suplicar por ayuda.

En otro artículo les había comentado mi indignación por la decisión de la Asamblea Legislativa de retirarle 17 millones en el presupuesto 2017 al Ministerio de Salud y lo grave que sería para los pacientes del Hospital Nacional Rosales perder $4.2 millones en su presupuesto.

publicidad

No entiendo por qué no logramos indignarnos al saber que todos los partidos políticos desean imponer y mantener su seguro médico privado aun así sea a costa de recortarle al Rosales, les recuerdo que aunque han dicho que redujeron el gasto para el seguro médico privado éste quedó por un monto de $4.5 millones.

Las diputadas y diputados se molestan que uno, como ciudadano común y silvestre, les saque el seguro médico privado, les diga que es un gasto innecesario y que han abusado de éste; es más, hablan de conquista laboral y nos preguntan a los que les cuestionamos ¿qué harán ante el Sindicato? Bueno, para mí es simple: díganle al Sindicato que haga paro y que se ponga frente al Rosales y que les digan a estos ciudadanos que no cuentan ni siquiera con Seguridad Social –la cual sí tienen los empleados de la Asamblea porque están afiliados al ISSS- que su “conquista laboral” vale más que la salud de ellos.


Aquí no se trata de quedar bien con sindicatos, me van a disculpar, lo que muchos observamos es la necedad de querer mantener un privilegio, y no sólo eso, que ese beneficio sea pagado con fondos de todas y todos, porque aquí su servidora tendría la boca callada si ese seguro privado lo pagaran cada uno de ustedes con sus salarios; ya les he explicado que el negociar un seguro con un número grande de trabajadores y trabajadoras hace que la primas sean más bajas y cada uno de los que lo tienen les aumentan las primas de acuerdo a la cantidad de veces que se utiliza.

Es decir, no es mezquindad de quererles quitar ese seguro, simplemente pido que lo paguen con su salario y no con fondos públicos.

No se vale que para tener ese privilegio se le deba quitar al Hospital Nacional Rosales dinero, eso es el colmo de la desvergüenza, soberbia, prepotencia y mala crianza.

Aquí en este tema no hay partido que esté libre de lanzar la primera piedra, todos han votado en Junta Directiva por conservar ese beneficio.

Lo que nos demuestra es que ni a la derecha, ni a la izquierda, ni a los verdes, ni a los anaranjados, ni a los de las manitas les importa la salud de la población más desprotegida, que nos ven como males necesarios porque votamos, pero en la realidad prefieren ir ellos a hospitales privados antes que ir al ISSS; lamentablemente los que van al Rosales es porque no tienen opción del ISSS.

Siempre alguien paga la factura y sin duda los partidos políticos han demostrado que no tienen empacho que a costa de quitarle presupuesto al hospital Rosales, paguen su seguro médico privado. ¡Qué vergüenza!




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.