Cerrar [X]

Editorial & Opinion

No hay campaña electoral adelantada

Armando Rivera Bolaños / Abogado y Notario

jueves 19, octubre 2017 - 12:00 am

Para varios ciudadanos, según sus opiniones, ya estamos en campaña electoral adelantada, tanto para próximos concejos municipales y diputados, como para presentar planes de gobierno de los distintos aspirantes a la máxima magistratura del país, o sea, la Presidencia de la República, cuyos comicios están señalados por el ente rector electoral hasta marzo del 2019. Sin embargo, analizando las diversas actuaciones observadas, no comparto esa visión.

Digo lo anterior, porque hasta ahora a ninguno de los aspirantes a los distintos cargos de elección popular, se le ha oído expresar que pida votos para su partido postulante, unido a otras manifestaciones que, a mi juicio, no constituyen estrategias que conlleven la intencionalidad de influir prematuramente en la voluntad de los votantes o electores hacia un gane en las urnas puesto que, según mi opinión, son simplemente presentaciones de candidatos, en especial, de algunos que tienen un ámbito de reconocimiento público no solamente escaso, sino que también hay otros candidatos prácticamente desconocidos, por ser primera vez que se lanzan decididos a estos eventos, de suma importancia para el presente y futuro de la nación entera.

Si realmente hubiera algún candidato dispuesto a montar una campaña preelectoral, violentando el ordenamiento jurídico del Código correspondiente, seguramente ya hubiera sido objeto de una seria denuncia ante las instancias correspondientes, pues el periodismo independiente, las redes sociales y los entes no oficiales de la sociedad civil, se encargan celosamente  por la nitidez del proceso, mismo que debe comenzar desde el momento que alguien se inscribe legalmente ante el Tribunal Supremo Electoral.

publicidad

De hecho, los salvadoreños llevamos decenios luchando contra prácticas corruptas en materia electoral. Revisando con lupa el Código Electoral vigente, en ningún artículo del mismo encuentro que prohíba a los candidatos a puestos de escrutinio, visitar instituciones, universidades, oenegés legalmente inscritas o que realicen pequeñas concentraciones en lugares particulares en ciertas poblaciones, con el ánimo perfectamente político y humano, para que conozcan su personalidad, su manera de pensar y tengan los habitantes la oportunidad de exponerles sus  necesidades y anhelos, especialmente en estos momentos de grave crisis económica y de inseguridad pública y, por su parte, el aspirante puede, a su vez, expresar sus ideas de cómo podría gobernar la cosa pública, es decir, dar a conocer sus grandes líneas de acción. Eso, ni aquí ni en Taiwán, puede considerarse, ni siquiera medianamente, una campaña electoral adelantada.

A propósito, recuerdo que hace varios lustros se prohibía a los alcaldes, diputados y ministros del régimen de turno, efectuar inauguraciones ruidosas, con bombos y platillos, de algunas obras efectuadas en fechas próximas a las elecciones, considerando los legisladores de la época, que esos actos eran una clara indicación de pedir votos para continuar en el ejercicio edilicio o legislativo, además de preparar el terreno para que eligieran al “sucesor natural” del mandatario de turno.


En la actualidad, vemos con gran despliegue publicitario, en toda clase de medios, que don fulano de tal, alcalde de  la noble ciudad de San me las haga baratas, inaugura canchas deportivas, coloca alumbrado eléctrico con “lámparas led”, reparte alimentos en determinados sectores, carpetea calles y caminos vecinales, y nadie en absoluto, dice nada de esas actividades otrora prohibidas, desde el instante que el Presidente, del otrora tristemente célebre Consejo Central de Elecciones, daba el banderillazo de salida electoral, sin mencionar en su discurso ningún ataque furibundo, a título personal, contra magistrados de la Corte Suprema de Justicia. ¡Cómo han cambiado las cosas, en estas vueltas que dio la vida nacional!

Por primera vez, desde los años noventa que triunfaron Alfredo Cristiani Burkard y Armando Calderón Sol, nos llena de satisfacción personal que varios jóvenes y exitosos empresarios, se hayan inclinado por participar activamente en las próximas elecciones. Todos tienen elevados méritos y advertimos que serán excelentes opositores, honestos y sin pasados oprobiosos, para cualquier candidato oficialista.

Sin embargo, pienso como ciudadano sin ninguna afiliación, que ellos solamente son ampliamente reconocidos dentro del ámbito de sus actividades empresariales, e incluso, circunscritos al área capitalina de San Salvador, lo cual les obliga y están en su pleno derecho constitucional de hacerlo, visitar personas y entidades en otras localidades del país.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.