Cerrar [X]

Editorial & Opinion

No se trata de ser “cool”, sino de tener ideas

Ana Giralt / Periodista

sábado 8, julio 2017 - 12:00 am

Algunos culparán a los medios (más por cliché que por verdad). Otros dirán que es influencia de las redes sociales y de los “trolls center” que magnifican los mensajes a conveniencia de quien los financian. Y los expertos hablarán del  “marketing” político que vende lo de afuera sin importar lo de adentro. Razones, muchas, pero no necesariamente correctas y justificables.

De pronto se está ejecutando una generalizada y superficial estrategia política para llamar la atención, careciendo éste de todo contenido. Es un irrespeto para la inteligencia del ciudadano creer que éste se conforma con funcionarios que se creen “cool” por dominar cuna patineta eléctrica o por demostrar sus atributos como jinete.

¿Qué les pasa? ¿Dónde quedó el plan básico de presentar ideas coherentes y aplicables? ¿Cómo es que un político prefiere la popularidad a partir de ser objeto de burla más que por su trabajo en beneficio de por lo menos alguien? ¿En qué momento la política de este país se volvió tan superficial?

publicidad

Me cuesta creer que quien no tiene para enfrentar el alza de la canasta básica, que carece de agua en sus viviendas; que los residentes de comunidades asediadas por pandillas y que enfrenta la peste por ese servicio de recolección de basura inestable, aplaudan y se conformen con este tipo de personajes.

La gente es más lista de lo algunos creen. La necesidad obliga a estar pendiente del entorno y de las oportunidades qué este ofrece, que para el caso de una campaña electoral se traduce en el qué más que en el quién.  Un millonario o un clase media, un hombre o una mujer, no importa tanto de dónde viene el mensaje, sino que consiste éste y cómo se argumenta.


El contenido es clave. Es el fondo más que la forma, lo que cuenta. Suponer que obtener miles de “likes” por una foto irreverente o cientos de “retweet” por un comentario cajonero es estar haciendo lo correcto, supone una falta de entendimiento del entorno y de voluntad por abonar a que el proceso electoral sea de altura a partir del debate constructivo.

Sí, la popularidad en las redes es importante, pero no lo es todo. Eso lo tienen que entender quienes aspiran a un cargo público, sin ideas difícilmente habrá votos.

Ya suficiente se tiene con la polarización política, con ciudadanos víctimas de decisiones improvisadas y momentáneas para salir de apuros que terminan agudizándose con el tiempo, como para bombardearlo con frivolidades electoreras.

En el país predomina un votante sencillo y necesitado, pero no por eso estúpido y sin criterio. No se confundan aspirantes a candidatos…




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.