Cerrar [X]

Nacionales

“No voy a esperar a que me maten”

Iliana Cornejo

sábado 11, febrero 2017 - 12:01 am

Mujeres con bebés en brazo, embarazadas, niños y adolescentes, recibió ayer, Migración. / Marcela Moreno

Una mochila con pocas pertenencias es todo lo que acompaña a Sandra, quien salió del país, hace unos días. Dejó todo. Casa, trabajo, familia y una bebé de dos meses. No puede regresar porque dice que su vida corre peligro.

“Ahorita, sin sentido mi vida porque no tengo para donde irme”, dice  mientras mira el portón de la Casa del Migrante, la última parada en el retorno a su país  de origen, donde no puede vivir.

publicidad

Sandra ha recorrido  1,836 kilómetros desde Santiago de Querétaro, en México, donde fue detenida por los agentes migratorios, hace ocho días.

Dice que se fue porque las pandillas la han amenazado por “un mal entendido”, y de ninguna manera puede regresar.

¿Va ir por su bebé?, pregunta Diario El Mundo.  “No, no creo. Si yo unos días voy a estar aquí. Yo aquí les dije que no, porque creo que checan eso ahí, para que uno no pueda comprar boletos, pero tengo muchos problemas aquí, no voy a esperar que me maten”, dice sin dejar de verse las manos.

El informe de Amnistía Internacional “¿Hogar dulce hogar?”, critica que los países del Triángulo Norte, no pueden proteger a las personas que son retornados en riesgo.

“No estaba en mis planes irme, tenía mi trabajo chivo. Tengo una niña de dos meses ¿cómo me voy a querer ir? De todos modos ya estoy de regreso, pero no voy a llegar a ver a mi familia”, reflexiona, mientras espera el transporte que la Casa del Migrate ofrece.

Manuel también regresó ayer en el mismo bus, desde Chiapas, México.  Fue capturado en Querétaro y trasladado hasta Iztapalapa, en el Distrito Federal mexicano. Aunque no está amenazado por las pandillas, dice que la desesperación por la falta de trabajo lo obligó a irse solo para Estados Unidos. “Uno por los hijos hace cualquier cosa”, dice, mientras espera ser entrevistado por Migración.

Tuvo la mala suerte de ser agredido por los agentes migratorios. “Son violentos”,   describe. Dice que cuando fue capturado, lo agarraron del cuello de la camisa y del portacincho, y lo tiraron al suelo. “Si te movés te vamos a romper toda la madre”, relata el salvadoreño.

Esta es la segunda vez que Manuel es deportado. En 2007 intentó irse, sin tener suerte en el camino. “Trabajaba en maquilas, trabajé en otra empresa y me despidieron hace siete meses. Metí currículum en todas partes pero no sale nada”.

La casa de Atención al migrante recibió ayer 88 retornados de México: 34 niños y 54 adultos. Esta es una “baja afluencia”, para el director de Migración, Héctor Rodríguez. “Hay días que se reciben casi 300 retornados”, dijo en una conferencia de prensa, después de recibir a los  deportados.



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

¿Quién pagará la cuenta de Kim Jong Un en Singapur?

Corea del Norte suele dejar que otros paguen la cuenta fuera del país y los expertos …

MÁS INFORMACIÓN
Trump insta al G7 a reintegrar a Rusia

Donald Trump instó el viernes al G7 a reintegrar a Rusia, excluida del grupo en 2014, …

MÁS INFORMACIÓN
Trump dice que invitará a Kim a EEUU si la cumbre resulta bien

El presidente Donald Trump dijo este jueves que invitará al líder norcoreano Kim Jong Un a …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Los comentarios están cerrados.