Cerrar [X]

Conectados

Nubes causadas por el hombre entran por primera vez en el Atlas Internacional

EFE

jueves 23, marzo 2017 - 1:07 pm

Fotografía facilitada por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) de una nube asperitas, realizada por Gary McArthur en Burnie, isla de Tasmania (Australia), publicada en el nuevo Atlas Internacional de Nubes de la OMM. EFE

El nuevo Atlas Internacional de Nubes publicado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) recoge por primera vez como clasificación la nube asperitas, que ha inspirado al público en los últimos años y ha llevado a la Sociedad de Apreciación de Nubes a pedir una nueva categoría específica.

El atlas 2017, dado a conocer con motivo del Día Meteorológico Mundial que se celebra este jueves, se actualizó por última vez en 1987 y la edición de este año será por primera vez principalmente un producto digital en línea.

publicidad

El manual, considerado la referencia mundial para la observación y clasificación de nubes y otros fenómenos meteorológicos, reúne por primera vez todos los tipos de mediciones, incluidas las observaciones de alta tecnología en superficie, in situ, espaciales y por teledetección, según dijo, citado en un comunicado, el presidente de la Comisión de Instrumentos y Métodos de Observación de la OMM, Bertrand Calpini.

El equipo de expertos de la OMM tuvo que elegir para la elaboración del atlas entre miles de imágenes de meteorólogos, amantes de las nubes y fotógrafos de todo el mundo.


El nuevo atlas no ha añadido ningún género nuevo, pero sí ha agregado una nueva especie: volutus o nube enrollada, y cinco nuevos rasgos complementarios: asperitas, cavum, cauda (a menudo conocida como nube de cola), fluctus (generalmente conocida como onda de Kelvin-Helmholz) y murus (nube de muro).

El más conocido de los rasgos complementarios es asperitas, sustantivo latín que significa aspereza.

Se trata de una formación particular que se asemeja a la superficie rugosa del mar vista desde abajo.

La Sociedad de Apreciación de Nubes defendió ya en 2009 que se utilizara una nueva clasificación para describir a las nubes que tenían esa apariencia.

En el atlas se incluye la fotografía ganadora del concurso organizado por la Sociedad en relación con la nube asperitas.

Se ha incluido también una nueva nube accesoria, flumen, conocida habitualmente como “cola de castor” y está asociada a las tormentas conectivas de fuerte intensidad que generan supercélulas.

Asimismo, el manual propone cinco nuevas “nubes especiales”: cataractagenitus, flammagenitus, homogenitus, silvagenitus y homomutatus.

El sufijo “genitus” indica que hay factores localizados que generan la formación o el crecimiento de nubes, mientras que “mutatus” se añade cuando esos factores hacen que la nube mute a una forma distinta, explicó la OMM.

Estas nubes especiales están influenciadas por las grandes cascadas, por el calor localizado de los incendios forestales, por la saturación del aire por encima de los bosques y por el ser humano.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.