Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Nuestro modelo económico profundiza la reprimarización

José Antonio Quirós Balladares / Expresidente Coexport

Miércoles 25, Enero 2017 - 12:00 am

El haber mantenido el BCR del 1994 al 2000 un tipo de cambio apreciado y rígido en medio de un mundo de cambios flotantes, produjo una apreciación de los precios y costos internos, lo cual redujo la competitividad salvadoreña.

Esta rigidez cambiaria golpea la producción de bienes transables, afectados masivamente por el efecto de la distorsión cambiaria la que estaba afectando a los exportadores, deudores e inversionistas.

En estas condiciones, ya que se parte de una dotación de factores de producción con  una mano de obra sustentada en: Mano de obra barata y desechable: Flexibilización laboral con salarios bajos o con incrementos inferiores a la productividad.

publicidad

El resultado fue una economía no competitiva y sustentada cada vez más en la exportación de bienes primarios, agravada al tener un Tipo de Cambio Nominal (TCN) Sobrevalorado, esto urgía un Tipo de Cambio Real (TCR)= Devaluación.

Para evitar esto el Sector  Financiero e Importadores apostaron a que la Dolarización iba a corregir la Crisis Económica y ellos mantener sus privilegios económicos.

La Dolarización implementada en forma inconstitucional no fue lo esperado, la inflación inercial está baja pero se sustenta con un peligroso déficit comercial y las tasas de interés se mantienen en niveles elevados, la recuperación económica se desvanece, la competitividad decrece cada vez más, los desequilibrios externos van camino de ser insoportables, la economía se sostiene por las remesas de los emigrantes y el endeudamiento externo privado – público  y el Deficit Fiscal  ¿Se puede hacer viable a la dolarización? ¿Conviene hacerlo?

La dolarización oficial  ha fracasado.

La receta del desastre ha sido: Tipo de cambio rígido apreciado, apertura cuenta de capitales, apertura comercial a ultranza, bajísima competitividad, Tratado de Libre Comercio oneroso.

Hay que tener presente que de la dolarización debemos salir de una manera ordenada y en el momento oportuno… ¡O la dolarización nos saca atropelladamente!

Es indispensable reconocer también que…

Simplemente salir de la trampa cambiaria no es suficiente, ¡hay que pensar en una alternativa de desarrollo!

Este es un proceso que: No puede darse de la noche a la mañana: como fue la imposición de la dolarización arrastrando la distorsión cambiaria, sus tiempos y sus contenidos estarán determinados, sobre todo, por las fuerzas políticas que lo lideren, se requiere cuanto mercado sea posible y cuanta regulación sea necesaria, analizar con detenimiento todos los riesgos para impulsar un proceso ordenado en la aplicación de la Ley de Integración Monetaria respetando la Constitución. “El Colón Moneda de Curso Legal”. Procurando identificar  los posibles grupos afectados y los beneficiados, ajustar sobre la marcha la propuesta a partir de las cambiantes condiciones.

La propuesta dependerá de la constelación social y política, Requiere respuestas coherentes y no simplemente medidas aisladas. Hay que superar el modelo neoliberal, no solo la dolarización.

Esto implica: Recuperar espacios de acción para la política económica. Priorizar la reactivación y la generación de empleo sustentada en esquemas de equidad y participación. Sentar las bases para el desarrollo sostenible.

 

Puntos centrales de la propuesta

A partir de una propuesta de desarrollo global, la idea guía es reactivar la economía con miras a aumentar sus niveles de autodependencia.

Reorientar las inversiones hacia aquellos sectores con una mayor capacidad de reacción productiva y de generación de empleo (Transferencia intersegmental de recursos).

Redistribuir progresivamente los ingresos y la riqueza, sin generar problemas en los campos fiscal y/o externo.

Simultáneamente diseñar y aplicar políticas estructurales: elevar la productividad y competitividad sistémicas, fortalecer la educación y la investigación tecnológica, desarrollar una concepción estratégica para intervenir en el mundo…

El Salvador debe recuperar su política Monetaria y Cambiaria: Un proceso complejo y de múltiples repercusiones. No hay soluciones únicas, ni discutibles. Lo que es bueno hoy, puede no serlo mañana. Ventajas monetarias  de la  ley de Integración Monetaria. Recuperar el manejo independiente de la política Monetaria y Cambiaria para contrarrestar los schocks externos e internos.

La capacidad de gestión del Banco Central con una política monetaria que atienda la estabilización y la reactivación de la economía, así como la generación de empleo.

Al Banco Central de Reserva como prestamista de última instancia y promotor del desarrollo.

Las ganancias del señoreaje.

Disminuir la dependencia del ciclo económico de los EE.UU.

Sustitución del medio de pagos: Propiciar la tenencia de dinero en moneda nacional manteniendo fijo la paridad de ¢8.75 = $1.00 para no pasar la distorsión cambiaria, en el futuro tener un Tipo de Cambio Real.

ACTIVOS  (reserva de valor):

Estimular la preferencia por activos en moneda nacional.

Desestimular la tenencia de activos en dólares.

Basado en el Documento del Dr. Alberto Acosta, economista ecuatoriano.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons