Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Otra ley para la reconciliación nacional?

Dr. Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 25, junio 2018 - 12:00 am

Realmente todos y cualquier ciudadano tiene la aspiración y el derecho de vivir en paz y tranquilidad con sus vecinos, y en un ambiente de prosperidad en donde se le permita trabajar con dignidad y en un ambiente que se le permita desempeñarse satisfactoriamente para mantener a su familia, o aún mas, desarrollar un negocio o una empresa que ofrezca oportunidades de trabajo a otros ciudadanos que puedan por medio de dichas empresas, satisfacer las necesidades de muchas familias.

Lamentablemente, pese a que la guerra civil que nuestro país vivió en la segunda mitad del siglo pasado, todavía sobreviven algunos que por resentimiento o por intereses económicos, o ambiciones de poder político, no han podido superar por medio del perdón, los crímenes que se cometieron por ambas partes, y se han quedado anclados en un pasado sin retorno a la espera de compensaciones económicas que en realidad ya no beneficiaran a los perjudicados, por haber éstos desaparecido por el transcurso del tiempo.

De hecho, revivir estos procesos, solamente pueden tener un objetivo, que es de finalidad política: mantener en vigencia una “culpa” técnica en contra de determinado sector social, con el objeto de alejarlos del poder político, especialmente en estos momentos en que la izquierda ha demostrado su fracaso en solucionar los problemas de la nación en beneficio de las grandes mayorías de la población.

publicidad

Por el contrario, se ha evidenciado que los únicos beneficiados han sido determinados grupúsculos afines a la clase dirigente con escandalosos desafíos financieros.

La teoría del Derecho Penal establece que un delito, mientras mas tiempo pase, mas difícil es resolverlo, ya que las condiciones de la escena del crimen, se modifican en forma natural, al mismo tiempo que cambian las circunstancias, igual que los participantes en los hechos, y los testigos.


¿Me pregunto como es posible investigar lo ocurrido en el crimen contra monseñor Romero, o los sacerdotes jesuitas, o “la masacre de El Mozote” o “la Quebrada Seca” si han pasado más o casi 30 años desde que ocurrieron.

En estos días, la Asamblea Legislativa ha conformado una comisión con el encargo de elaborar una ley de reconciliación que reponga la anterior ley que fue declarada inconstitucional por la respectiva Sala de la Corte Suprema de Justicia, que dio al traste con la ley que de alguna forma pretendía dejar en el pasado de una vez y para siempre esa noche oscura que los políticos ambiciosos trajeron a los salvadoreños buscando imponer el poder por la fuerza, justificando la violencia y la muerte para quienes no compartían sus postulados radicales de sometimiento total.

Este nuevo intento de elaborar una nueva ley –podemos adivinarlo– no dejará de ser otro intento de condenar a uno de los actores de la guerra y dejar impune al otro, a manera de justificar que los crímenes de uno eran “ajusticiamientos” (es decir hacer justicia) y los otros, eran crímenes que hay que castigar, y que no prescriben, ni se pueden perdonar por ser crímenes de lesa humanidad, o dicho sea de otra forma, consolidar para siempre un sistema totalitario de gobierno.

Para ser sincero, es de admirar cómo la izquierda en forma incansable y ante todas sus adversidades no descansa ni claudica en sus intentos de someter a todos los poderes del estado (hoy llamados órganos) a su férrea voluntad.

El caso más llamativo es el esfuerzo actual por imponer magistrados en la CSJ, pese a que tuvo un grave revés en la elección de diputados en la reciente elección de la Asamblea Legislativo. Pese a ello, las componendas a nivel de partido, allanan cualquier camino por pedregoso que sea.

Bien lo dijo Cervantes en su imbatible verso: Poderoso caballero es don dinero. Triste destino para nuestro país, donde el futbol es mas importante que los asuntos de nación. Nace legítimamente la pregunta: ¿no será más conveniente que quienes elaboren esta ley no estén involucrados en los hechos que van a tratar?




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.