Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Otro agravio económico a la ciudadanía

Jaime Ulises Marinero / Periodista

Editorial & Opinion | Diario El Mundo

Martes 5, Julio 2016 | 12:00 am

OPINIONEs verdad que impuesto y contribución no es lo mismo, desde el punto de vista de su definición técnica y económica, pero al final causan el mismo agravio en  la población, pues nadie puede evitar pagarlo, si no es mediante las formas ilícitas de evasión y elusión. El agravio se desencadena en que cada vez tenemos menos dinero para disponer de nuestros gastos particulares y con ello muchos caemos en endeudamientos y en el peor de los casos en más pobreza.

Los impuestos y las contribuciones los evaden y eluden algunas de las grandes empresas, pero el ciudadano común, que trabaja por un salario mensual y que depende de ese dinero para su sobrevivencia, ve imposible eludir o evadir el pago de impuestos al Estado. Los impuestos son obligatorios y sirven para financiar los gastos presupuestarios del Estado, los hay de forma directa e indirecta. De manera directa es cuando nos descuentan un porcentaje de nuestro salario y de manera indirecta es cuando pagamos por el consumo de algún producto, bien o servicio, por ejemplo: el desagradable Impuesto al Valor Agregado (IVA), el cual no lo podemos evitar cuando verbigracia compramos una fritura, una camisa, un auto, una bebida gaseosa o cualquier producto.Las contribuciones, que también son obligatorias, es un tributo que paga el contribuyente a cambio de un beneficio o de un aumento de valor a sus bienes, por ejemplo la ampliación de un servicio.

Sea impuesto o contribución, lo que cambia es el significado, pues el resultado es el mismo. A todos nos desagrada pagar impuestos o que nos exijan de manera obligatoria contribuciones, pues nunca o casi nunca vemos beneficios que conlleven el mejoramiento de nuestra calidad de vida. Muy al contrario, cada vez más los salvadoreños tenemos que “apretarnos el cincho” y hacer “milagros” para sobrevivir con tanto descuento o tanta “contribución que nos exigen.

publicidad

Uno entiende, sin anteponer el criterio económico, que pedir contribución es pedir ayuda o colaboración y que ésta es voluntaria; no obstante, desde la interpretación o contenido económico, en la práctica una contribución es un impuesto, en el sentido que no se puede dejar de pagar. Uno no va a la gasolinera a compra un galón de gasolina y pide que no le cobren la contribución para el Fondo de Conservación Vial (Fovial), pues es obligatoria. Es decir, que dicha contribución es literalmente un impuesto.

La semana pasada se conoció que a partir del 15 de este mes, los salvadoreños vamos a ver cómo el gobierno comienza a cobrar un  13 % al pago de la factura por el servicio de energía eléctrica. En sendos anuncios en medios impresos el Gobierno asegura que las familias más pobres solo pagaran diez centavos de dólar más al mes, lo cual provoca risas, pero no de felicidad, sino de cólera, pues no es posible burlarse así de la ciudadanía. Conozco familias numerosas que sobreviven con uno o dos salarios mínimos y que viven en casas pequeñas, pero que mensualmente pagan al menos $20. Es decir, estas familias pagarán por los menos $2.60 más al mes. Desde luego las grandes empresas pagarán miles de dólares más, pues sus gastos de energía eléctrica son grandes, pero al final lo que hacen es trasladar ese costo al ciudadano común, aumentando los precios de los productos, bienes o servicios

Lo peor de la “contribución especial” impuesta a la energía eléctrica es que se hizo de manera inconsulta, tras bambalinas. No se consultó a la grande, mediana y pequeña empresa, la que por lógica iba a mostrar una oposición sistemática; pero lo peor es que  no se le consultó a la ciudadanía, la que al final sufrirá las consecuencias directas y negativas. Se especula que la nueva contribución especial obedece a presiones de organismos internacionales o a la intención de sanear la economía de una institución que en la palestra pública aparece con poca eficiencia en varios sentidos. Sea como sea, el gobierno debió realizar una consulta con todos los sectores, pues es una forma de ser transparente y gobernar con criterio de responsabilidad social, sin agraviar a la ciudadanía.



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons