Cerrar [X]

Nacionales

Padre de familia pierde tres dedos por la pólvora

Lilian Díaz

sábado 24, diciembre 2016 - 12:03 am

La pólvora es peligrosa. Esta es la frase que no ha parado de sonar en los últimos días. Las autoridades de la Dirección General de Protección Civil y el Ministerio de Salud han tratado de concientizar a la población de los graves daños que causan los productos pirotécnicos, sobre todo en los niños.

Los adultos, durante las festividades navideñas y de fin de año, se toman el tiempo de enseñarles a sus hijos cómo reventar morteros, lanzar silbadores o encender las estrellitas. El problema es que las quemaduras por hacer uso de estos productos no distinguen edad.

Este mes, un hombre de 30 años enseñaba a su hijo menor de edad cómo encender un mortero número cinco, que es relativamente pequeño.  Mientras trataba de ilustrar a su hijo en una actividad que ahora está prohibida para los niños, el mortero le reventó en la mano.

publicidad

El entretenimiento y adiestramiento en el uso de fuegos artificiales terminó cuando el mortero explotó en su mano derecha, causándole graves heridas y quemaduras.

Desde Coatepeque debieron trasladar al adulto quemado al Hospital San Juan de Dios de Santa Ana. De ese mismo departamento existen otros tres quemados más que se suman a las estadísticas de este año.


Una vez ingresado, los daños fueron tan severos que los médicos debieron amputarle tres dedos de su mano. Las historias por quemaduras con pólvora en estas fechas se repitieron en 14 ocasiones, desde noviembre pasado, en adultos, jóvenes, pero sobre todo en siete niños.

Las quemaduras con pólvora pueden llegar a ser muy severas, como las de tercer grado, que en la mayoría de los casos necesita hospitalización por varios días.

Según el viceministro de Políticas  de Salud, Eduardo Espinoza, una quemadura que no amerite un ingreso, le cuesta al sistema nacional alrededor de $47, pero en el caso de las quemaduras de tercer grado, que comprometen diferentes partes del cuerpo y que pueden causar ceguera, el monto  por paciente asciende a los $4,700. “Es importante reducir los artefactos estos a los más inofensivos posibles, lo ideal sería  que se prohibieran todos porque no hay pólvora segura”, aseguró Espinoza mientras recordaba que el 17 de diciembre, un niño de 12 años en Cabañas también experimentó una quemadura de grado tres que se extendió hasta los huesos. El niño se quemó mientras encendía el producto él mismo sin supervisión de un adulto.

14 Víctimas

Hasta la fecha reportan 14 personas quemadas con pólvora

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.