Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Participar en política no es solo ir a votar

Roberto Cañas López / Académico, firmante de los Acuerdos de Paz

miércoles 9, mayo 2018 - 12:00 am

En el sistema político salvadoreño las normas, organización y funcionamiento se sujetan a los principios de la democracia representativa, entendida como la elección de autoridades por medio del voto. Por eso, no es extraño que se considere que la participación ciudadana en política, se reduce a ir a votar cada tres o cinco años.

Democracia es votar, pero no solo votar. Una vez que elegimos a los funcionarios públicos, los ciudadanos debemos seguir participando en política. No podemos ser espectadores. La pregunta es ¿Cuáles son las formas de participación más allá de ir a votar? Son varias.

Es una obviedad, pero hay que recordar que en primer lugar, la participación de los ciudadanos en política, además de votar, es fiscalizar la gestión de los funcionarios públicos y la primera forma de control ciudadano, es exigir a los diputados y alcaldes recién electos que cumplan sus promesas electorales.

publicidad

Es chocante al ejercer control ciudadano de la función pública, ver al presidente de la Asamblea Legislativa desarrollar, una  confrontación de mala manera con su antecesor y presenciar con asombro, que dicho empleado público, en su primera conferencia de prensa, reconozca: que es un presidente “atado de manos”, “que no tiene los votos para hacer lo que quiere”, “que solo no puede hacer nada”. Nadie puede estar en contra de promover la “austeridad y la transparencia”, para devolverle la “credibilidad” perdida a los diputados, pero, hay que hacer las cosas bien desde el principio.

Señor Quijano: Usted desde 1994 es diputado y debe recordar que: Si actualmente no tiene  la potestad de corregir la forma en que se hacen las contrataciones, pese a su compromiso de austeridad, no debe buscar los votos que necesita en la Junta Directiva de la Asamblea. De acuerdo a la Constitución de la República, las leyes, incluyendo el Reglamento Interno del Órgano Legislativo, se reforman con 43 votos de los diputados, no de la mayoría de votos en la Junta Directiva.


En otro orden de ideas, es impresionante que existan diputados que después de haber asumido sus cargos el 1 de mayo, no tengan asignada una oficina para trabajar. Los diputados solo llevan ocho días en sus funciones y se están esforzando mucho por hacer las cosas mal.

Otro botón de muestra de un desempeño errático en la Asamblea Legislativa es la falsa dicotomía en la que están empantanados los diputados en relación a la construcción del edificio de la Asamblea o la construcción de un nuevo edificio para el hospital Rosales. Es la clásica falacia del blanco o negro o del dilema falso. Los diputados han reducido el número de opciones a dos, el atacante acota el argumento y oculta las demás posibilidades, consiguiendo que no se tengan en cuenta otros factores. Es lamentable.

Los problemas de la salud pública no se van a resolver con un nuevo edificio para el hospital Rosales. La solución real y permanente está en aprobar un Pacto de Estado por la salud, donde en primer lugar se establezca que en el próximo presupuesto ordinario del Gobierno Central el Ministerio de Salud cuente con un presupuesto con un monto equivalente al 7% del PIB, y un compromiso de ejecución eficaz, austera, que dé servicios de salud pública con calidad y calidez.

No hay donde perderse señores diputados de la honorable Asamblea Legislativa: ARENA y PCN  tienen la mayoría simple. ¿Qué están esperando para ocuparse en cumplir su promesa electoral de hacer leyes para “gestionar mejor los establecimientos  de salud para dar solución a los problemas generados por: Citas y cirugías tardías, escasez de medicamentos, mala atención en los servicios de salud”?

Ustedes, señores de ARENA, en su Plataforma Legislativa prometieron: “apoyo al desarrollo de la profesión médica y de los profesionales de la salud”, propusieron “La revisión integral de La Ley del Escalafón de Salud Pública en base a un acuerdo nacional con los trabajadores del sector que garantice su desarrollo profesional, la calidad de la atención del servicio y la sostenibilidad financiera”. Señores del PCN ustedes desde 2015 vienen ofreciendo una iniciativa para asegurar el equipamiento y dotación de medicamentos a los hospitales públicos.

¿Qué esperan para empezar a honrar su oferta electoral? Lo prometido es deuda. Hoy, señores diputados, con las redes sociales están en vitrina y lo que hacen o dejan de hacer se conoce de inmediato, comiencen a ganar la credibilidad perdida. La tienen difícil, pero la peor lucha es la que no se hace.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Cuarto año de gobierno

El próximo viernes es 1 de junio, se cumplen cuatro años del segundo gobierno del FMLN. …

MÁS INFORMACIÓN
Urgen consensos básicos de nación

La polarización política va en detrimento del país, no se puede contribuir a resolver los problem...

MÁS INFORMACIÓN
La prevención social de la delincuencia es cara

La prevención eficaz es el factor esencial para la reducción de la delincuencia y de la insegurida...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.