Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Perder por default

Rafael Domínguez / Periodista

Miércoles 19, Abril 2017 - 12:00 am

Perder luchando es válido pero ¿perder por default? Eso es cuando otro equipo no llega a tiempo o no cumple con requisitos técnicos y no se puede realizar la partida, siempre es motivo de vergüenza o de al menos comentarios negativos ya que todo mundo espera que un equipo pierda haciendo el mejor esfuerzo.

Creo que esto le ha pasado al Gobierno, que cayó en default y ha perdido una importante partida contra el pueblo trabajador que esperaba tuviera por lo menos la decencia de luchar por resolver un problema que le traerá grandes consecuencias. Son poco más de dos millones de salvadoreños que perderán dinero y esperanzas por culpa del default en el que el GOES cayó y con plena consciencia a decir por el ministro Cáceres, quien afirmó que no es un impago porque capacidad de pago hay, pero que no se pagó simplemente por falta de “acuerdos políticos”.

Si uno debe, debe pagar, si uno tiene y no paga, no es impago es “animalada” y eso es lo que más me preocupa de esta situación ya que vuelven a tomar decisiones pensando en sus pequeños mundos de interés político y no pensando en el grande y máximo interés de beneficiar a los ciudadanos que pagan sus impuestos y que ahora también perderán de sus ahorros por culpa de la decisión de simplemente no pagar.

publicidad

Las consecuencias de un impago para un país son grandes, y no solo es una cuota o pago, porque también estamos en impago de las pensiones del IPSFA, de una parte del subsidio eléctrico, de una parte del subsidio al gas, debemos a proveedores, tampoco hay pago para el escalafón de salud, se deben salarios en educación y a nivel internacional varios millones a los abogados que ganaron el juicio contra Pacific Rim en Washington.

Pero no solo debemos fijarnos en el impago, también en la cantidad de dinero que el GOES ha recibido adicionalmente desde el gobierno Funes en adelante, más de 20 impuestos han aumentado ingresos por cerca o más de $1 mil millones anuales y hay que sumar lo que en su momento llamaron “el más grande éxito en la gestión de cooperación con una cantidad superior a los $800 millones en donaciones”; resumiendo: el Estado ha tenido más dinero cada año y por mucho sobre los ingresos de administraciones anteriores.


No pagar no es simplemente un hecho aislado, significa traicionar tu palabra, tu compromiso, tu dignidad frente a quienes confiaron en ti, para el caso, es el pueblo trabajador que tiene el dinero en las AFP´s y a quien el gobierno obliga a prestarle a tasa de regalo; ellos reciben esta bofetada y traición. Los trabajadores tenemos casi $9,500 millones ahorrados, que no son regalo de nadie, son el ahorro de toda una vida, son privación de algo hoy para esperanzadamente pensar en tener mañana; por tanto, es injusto que el Gobierno y el FMLN lo pongan en tan poco importante como para destinarle $1000 en el presupuesto general y ahora ofrecerle nada a cambio del sacrificio.

Este Gobierno y el anterior, han puesto sobre el sistema de pensiones un ojo político con una dosis de insensatez que se refleja en las decisiones y declaraciones públicas, hay una total ignorancia de lo que pasa simplemente por dejar de pagar, porque las ansias ideológicas son más fuertes. Y pasará nuevamente con las otras deudas y pagos porque la mayoría son y han sido financiadas siempre con deuda, por eso es que la deuda aumenta ya a $15 mil millones o más, aunque los ingresos del Estado aumenten también, porque el gasto corriente no es más que la manera de sacar recursos para militantes, funcionarios y amigos del gobierno de turno y la deuda nadie la quiere pagar.

El gobierno salvadoreño pierde esta partida por default, porque ha sido incapaz de jugar y de proponer soluciones, en la grada el público que paga su entrada se retira frustrado y más pobre.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.