Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Perspectivas del año 2017

Roberto Cañas López / Académico, firmante de los Acuerdos de Paz

miércoles 28, diciembre 2016 - 12:00 am

¿Qué nos destina el año siguiente en el calendario? Es la pregunta a la que tenemos que dar respuesta en los últimos días de 2016. Los escenarios económicos, sociales, políticos e internacionales que se vislumbran son difíciles. La incertidumbre está presente. Se tendrán que hacer grandes esfuerzos para mitigar los efectos negativos que se aproximan. Al inicio del año, un día esperanzador, podría ser el 16 de enero, si la conmemoración del 25 aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz se llena de contenidos con medidas de calado profundo, yo espero como celebración, una combinatoria de aspectos simbólicos, sumados con medidas sustantivas en el ámbito de Cultura de Paz complementado con anuncios vinculados a una reforma constitucional que ponga a la Carta Magna a tono con el siglo XXI.

El Ministerio de la Defensa Nacional hace un tiempo tomó la decisión de convertir las instalaciones del antiguo Cuartel El Zapote en Museo Militar. Esta iniciativa debe tener continuidad en el marco de la celebración del 25 aniversario de la Paz y las instalaciones que ocupó como cuartel general la extinta Guardia Nacional deberían ser entregados a la Secretaría de Cultura para que organice el Museo de la Paz, las instalaciones del Cuartel San Carlos a la Universidad de El Salvador;  las de Ciudad Normal Alberto Masferrer que ocupó el Batallón Atlalcatl deberían ser entregadas al Ministerio de Educación.

Otra fecha clave en el calendario 2017 será el 20 de enero; día en el que Donald Trump será proclamado presidente de los Estados Unidos de América. El inesperado triunfo electoral de Trump cambió el escenario mundial. A principios de este año analistas internacionales como la Economist Intelligence Unit (EIU) clasificaba la futura presidencia de Trump como uno de los 10 principales riesgos globales, advirtió que podía trastocar la economía mundial y aumentar las tensiones políticas y de seguridad. Según la EIU, tenía el mismo nivel de riesgo que “la desestabilización de la economía global debido al aumento de la amenaza del terrorismo yihadista.

publicidad

Es posible que las políticas con Trump en la Casa Blanca sean perjudiciales para El Salvador en el tema migratorio y la política comercial. Es muy probable que desbarate programas promulgados por el presidente Obama como el programa de Acción Diferida (DACA), para jóvenes indocumentados, que llegaron a ese país siendo niños y que quede anulado el programa de Refugiados/Permisos para Niños Menores Centroamericanos (CAM) que comenzó a raíz de la ola de menores sin sus padres que llegaron masivamente a la frontera sur de la unión americana.

La reciente decisión de Trump de designar John F. Kelly, en el Departamento de Seguridad Interna, no deja lugar a dudas que los planes de la administración de Trump tomarán un enfoque de línea dura respecto a las políticas de inmigración. Kelly es un general retirado de la Marina implacable en seguridad fronteriza. No se pueden descartar mayores redadas de indocumentados y deportaciones.


En El Salvador el gobierno entrará en 2017 a sus últimos dos años de gestión. Nada parece indicar en el corto plazo cambios dramáticos en política pública. El partido de gobierno seguirá administrando crisis, continuará en su rol de gobierno bombero, apagando incendios, administrando crisis, como la emergencia económica vinculada a las finanzas públicas y medidas “extraordinarias” en seguridad. En el año nuevo hago votos por que la política de seguridad no se limite a la reducción de homicidios, la apuesta debe ser prevención de la delincuencia y atención a las víctimas. De manera progresiva los militares deben abandonar las tareas de seguridad pública. La remilitarización de la seguridad violenta la piedra angular de los Acuerdos de Paz, que logró la separación de la Fuerza Armada de la seguridad pública. Se le debe poner fecha límite a esta medida excepcional.

En política económica todo cambiaría si el gobierno pudiera definir para 2017: cuáles serán sus apuestas estratégicas, los motores del desarrollo que dinamizarán el sistema económico, aumentando inversión, empleo decente y mejorando condiciones de vida de la población. El partido oficial no puede seguir repitiendo que lo que se está construyendo es un El Salvador seguro, educado, productivo. Mis mejores deseos para cada uno de ustedes en el año venidero.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Incendio en la casa del vecino

La democracia en Centroamérica está en peligro: cuando todos pensábamos que los fraudes electoral...

MÁS INFORMACIÓN
Las encuestas se equivocan

Que quede claro: Las encuestas no son palabra de Dios, no son infalibles, se equivocan al predecir q...

MÁS INFORMACIÓN
Presupuesto 2018 a cambio de pacto de transición

Todo anda mal si en reuniones privadas, se busca llegar a acuerdos que después se aprobarán durant...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.