Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Podemos acallar un rato las críticas sobre Trump?

Armando Rivera Bolaños / Abogado y Notario

Martes 31, Enero 2017 - 12:00 am

La campaña presidencial en los Estados Unidos concluyó formal y legalmente desde el día que Donald Trump fue juramentado como el cuadragésimo quinto mandatario de la nación más poderosa del planeta. Para nadie es un secreto las incidencias que se dieron durante ese período, donde prevalecieron las promesas cargadas de excesivo nacionalismo, expresadas por el famoso empresario del rubro inmobiliario, a lo largo y ancho del territorio, que causaron no solamente un impacto emocional en las numerosas multitudes de inmigrantes y en sus vecinos mexicanos con un muro que dijo construirá en la frontera sur del Estado de California que, en las últimas décadas, se ha convertido en la puerta de entrada a suelo estadounidense por miles de personas, de ambos géneros, diversas edades y nacionalidades, que buscan anhelantes hacer realidad el llamado “sueño americano”, por diversas motivaciones o situaciones experimentadas en sus países de origen, predominando razones de desempleo, falta de oportunidades educativas, necesidad emocional de reunirse con sus familiares o, simplemente, huyendo de la violencia criminal desatada en la mayor parte de naciones latinoamericanas. Tampoco es un secreto que casi el cien por ciento de estos “soñadores”  llegan a los límites fronterizos en forma ilegal o utilizando documentos migratorios falsificados.

Por la misma historia estadounidense, o por experiencia personal sabemos, hasta la saciedad, que los Estados Unidos de América es una nación de inmigrantes. Pero, también, es una nación de leyes que se cumplen de manera inquebrantable. Y allí, como en cualquier país civilizado, la inmigración ilegal, la permanencia más allá de lo permitido, o laborar sin el permiso correspondiente, es objeto de especial atención por el servicio migratorio. Nosotros mismos, hace pocas semanas, tuvimos una experiencia similar cuando el Director General de Migración y Extranjería, advirtió a varios equipos deportivos que debían solucionar ante su autoridad las condiciones en que permanecían, en territorio salvadoreño, varios jugadores futbolísticos originarios de otros países, contratados para participar en los distintos torneos programados para esta temporada. Aún más, les dio un tiempo perentorio para que arreglaran su estadía, so pena de expulsarlos hacia sus lugares de procedencia.

Por supuesto, a nadie escapa otra realidad estadounidense: por razones humanitarias, o porque el inmigrante demuestre que se trata de un ser humano  que de haber continuado residiendo en su patria se  exponía a ser asesinado, o por ser un auténtico perseguido político, la generosidad migratoria de la nación del Norte ha sido proverbial en tal sentido y así lo registra tanto la historia de años pasados, como de la época reciente, concediendo largos permisos de residencia o dando la oportunidad de iniciar trámites de nacionalización, que les permita convertirse en ciudadanos estadounidenses con todas las garantías legales que ello implica, sin olvidar también sus obligaciones jurídicas como el emplearse en una ocupación lícita y pagar cumplidamente  sus impuestos locales, condales, estatales y federales. Incluso, aun tratándose de inmigrantes ilegales, pero que demuestran buena conducta, inclinación al trabajo honesto, cooperación desinteresada con grupos de desarrollo ciudadano u organizaciones benéficas, los Estados Unidos proporcionan los mecanismos adecuados para que ese inmigrante ilegal llegue a la realidad del sueño que lo impulsó a buscar mejores oportunidades de vida y nivel socioeconómico en aquella grande y hermosa nación. Y decimos lo anterior, porque hemos sido testigos oculares y auditivos de gentes que arriban a ese país y lo que menos hacen es trabajar honradamente, son conocidas por su adicción al licor barato o las drogas enloquecedoras, que se agrupan para dedicarse al narcotráfico, contrabando y otras actividades reprochables.

publicidad

Volviendo al presidente Trump, debemos concederle siquiera por cien días, el beneficio de la duda y verlo actuar como mandatario. Ya no es el candidato que tildaron de “gruñón, irreverente, malcriado” y otras linduras que sobre su personalidad expresaron tanto en forma verbal como escrita. Jamás escuché decir que es el segundo o tercer ciudadano, después del prócer Jorge Washington, que asume la conducción principal de los Estados Unidos, sin ser un político como otros expresidentes. Guardemos un rato las críticas y manifestaciones violentas, que desmienten los buenos propósitos que dicen tener quienes rechazan al mandatario que comienza a caminar por la Casa Blanca.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons