Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Políticas preventivas y no correctivas

Jaime Ramírez Ortega / Consejero legal y de negocios

Editorial & Opinion | Diario El Mundo

Sábado 15, Julio 2017 | 12:00 am

Ciertamente fue una tragedia lo que ocurrió recientemente en uno de los edificios del Ministerio de Hacienda, por lo que es buen momento para que dejemos las diferencias y nos unamos en oración para que el Señor Jesucristo pueda hacer el milagro de sanidad en cada una de las personas que están sufriendo aún. Especialmente por Daniel Avelino Aquino Guillén, el joven que cayó del edificio y que su estado de salud es reservado.

Son dos las personas que han muerto hasta el momento, producto de políticas correctivas y no preventivas, ya que el incendio y los tóxicos que despiden las llamas, es únicamente el medio por el cual muchos están graves en el hospital y otras ya murieron, pero lo que verdaderamente produjo el siniestro; es la incapacidad de dar mantenimiento preventivo y por la irresponsabilidad de no destinar los recursos suficientes para que el Comité de Salud y Seguridad Ocupacional, haga su trabajo de forma diligente.

Desde hacía siete años atrás los sindicatos habían solicitado se hicieran las escaleras de emergencia para paliar cualquier siniestro futuro, pero por un oído les entró y por el otro les salió. No cabe duda que la negligencia es el mayor asesino del mundo. Sin embargo, uno de los funcionarios tuvo la desfachatez de decir que el edificio contaba con escaleras de emergencia. Todo ello deja en evidencia que a los tomadores de decisiones del país no les importa la vida de los empleados públicos.

publicidad

Ahora bien, se debe de hacer una investigación exhaustiva por parte de la Fiscalía, esperando la colaboración objetiva del Ministerio de Trabajo, en la que  le solicite un informe completo al Comité de Salud y Seguridad Ocupacional del Ministerio de Hacienda, con el fin de determinar si cumplieron el Programa de Gestión de Prevención de Riesgos Ocupacionales en los Lugares de Trabajo y si las recomendaciones efectuadas al empleador, como la adopción de medidas de carácter preventivo para mejorar los niveles de protección de los trabajadores, fueron tomados en cuenta o no.

Por otra parte, es importante que el Ministerio de Trabajo y Previsión Social tenga una bitácora de las supervisiones que hicieron los técnicos e inspectores de carácter preventivo al Ministerio de Hacienda y cuáles fueron los hallazgos que encontraron. Y si a partir de ahí verificó si elaboraron o no las propuestas para la adopción de medidas de carácter preventivo para mejorar los niveles de protección de las instalaciones y lugar de trabajo que minimizan los riesgos laborales y enfermedades profesionales.

Todo ello con el fin de deducir responsabilidades y poder indemnizar a las víctimas del siniestro, ya que hasta el momento no ha habido un pronunciamiento al respecto, como tampoco se ha visto una actitud diligente del gobierno para darle una atención especializada a las víctimas. Los únicos que sí actuaron como héroes fueron los Bomberos, la Fuerza Armada y los rescatistas que se jugaron el físico para salvar vidas, aunque he de decir que estos últimos, sin ningún apoyo financiero por parte del gobierno, sino de la poca ayuda que reciben de algunos salvadoreños.

En ese sentido, se esperaba más proactividad por parte de funcionarios de gobierno que se acercaran a las víctimas y que les brindaran su apoyo. Por ejemplo, el Presidente pudo haber hecho un par de llamadas para que trasladaran a Daniel Avelino Aquino Guillén, al ISSS o algún hospital privado, a fin de que le dieran atención especializada, como un acto de solidaridad, pero lejos de esto, vemos que el joven continúa siendo atendido en un hospital público.

Es evidente que una sola golondrina no hace verano, así el joven Daniel Aquino, no representa ninguna rentabilidad electoral, por ello se le ve con poca importancia. No obstante, el pueblo salvadoreño está tomando nota para las próximas elecciones, y está calificando las actitudes de cada político. La salud de este joven no recae únicamente en los médicos, sino en la decisión de cada político que tiene el poder de ayudar y no lo hace.

Es moralmente reprobable que los diputados directivos del FMLN, GANA y el PCN, tengan la osadía de aprobar $ 4.5 millones, en seguro médico hospitalario, y no tengan la decencia para designar el dinero para escaleras de emergencia y para darle atención especializada a un compatriota que fue víctima de la negligencia de políticos que solo ven por sus intereses.



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons