Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Por qué no mejor menos impuestos?

Miércoles 14, Octubre 2015 - 12:00 am

En los últimos meses y semanas nos hemos debatido entre las propuestas e ideas de cómo mejorar la economía del estado, sabiendo claro que la única manera en que el estado pueda aumentar sus ingresos es por medio de los impuestos o, en el mejor de los casos, por medio de empresas estatales o público-privadas que lleva mucho tiempo crear y rentabilizar, por ello los impuestos, repito, son el único medio que tiene el gobierno para aumentar sus recursos; pero luego de darle vueltas y vueltas a las ideas y de escuchar a un cerrado gobierno que tampoco puede reducir gastos ni bajar sueldo de sus funcionarios, me vino la iluminación sobre el problema y mi reflexión es: por qué tenemos que pensar obsesivamente sobre cómo mejorar la economía del gobierno? si en realidad el gobierno debería pensar obsesivamente en cómo mejorar la economía de los ciudadanos.

El problema del gobierno en realidad, como dije en mi columna anterior, no son las pensiones, sino el alto endeudamiento y gasto hecho por el estado salvadoreño en los últimos 15 años, un gasto que hasta hoy tampoco nos ha dado los resultados esperados, pues seguimos teniendo problemas de violencia, educación, salud, servicios básicos y lo peor, cada vez con menos chance de empleos para los salvadoreños.

No es dándole nosotros nuestro dinero al gobierno como el país va a mejorar, ya que hasta hoy le hemos dado $17 mil millones en préstamos que nosotros vamos a pagar y no hemos construido ni el país que soñamos ni el país que nos han prometido, tenemos el país que ellos han controlado y del cual se han beneficiado.

publicidad

La verdad que si en lugar de impuestos nuevos o aumentar los que ya existen, nos dieran chance de pagar menos, tendríamos más oportunidad de mejorar la economía y en primer lugar la nuestra; mejorar nuestra educación, la alimentación de nuestra familia y aspirar a crear nuevas empresas e ideas productivas, pero con tanto impuesto lo que tenemos es una reducida capacidad de acción ya que los asalariados, en primer lugar, son los que como clase media absorben el golpe directo de toda medida impositiva por pequeña que parezca, veámoslo así: el grande, el adinerado, puede evadir, puede eludir, puede trasladar sus impuestos; el pobre, el informal, no los paga porque sus ventas y negocios no están en el sistema, entonces en ambos polos hay salida pero el ciudadano de clase media, el de la pequeña y mediana empresa está atrapado y es o debería ser una clase en movimiento y crecimiento.

Pero para ser honesto con ustedes mi “iluminación” no fue más que recordar al expresidente Lula en su visita al país, lo recordé contestando claramente la pregunta ¿cómo hizo para que 20 millones de brasileños pasaran de clase pobre a clase media? Su respuesta no fue con el chavismo, con el socialismo, con el capitalismo o el neoliberalismo, el tipo dijo: “le di dinero a la gente para que pudiera comprar y le di a las empresas nuevos mercados para los cuales producir y vender”, el milagro brasileño fue simplemente la lógica o el sentido común, si la gente tiene dinero, compra, si compra genera impuestos, si se generan impuestos puedo invertir en mis programas e ideas para ayudar a otros a comenzar a tener dinero en sus manos; pero en un país donde no te dejan hacer dinero, te castigan por crecer, te odian por ganar más dinero y te exprimen más allá de lo que el ciudadano puede gozar para su propia vida el milagro jamás llegará. Pensémoslo bien, la propuesta no debe ser cómo mejorar los ingresos del gobierno, sino cómo mejorar los ingresos del ciudadano.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.