Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Por qué se vuelven millonarios los de izquierda?

Carlos Alvarenga Arias / Abogado y MAE

Martes 5, Septiembre 2017 - 12:00 am

Por hipócritas.

Bueno, no aplica a todos, hay gente decente en la izquierda que predica con el ejemplo, gente íntegra que cree en verdad en lo que profesa.

Pero hay un gran grupo de ellos que son doble cara, falsos, gritones de parque, que escupen contra el sistema capitalista, el neoliberalismo, los ricos, pero en verdad, lo que guardan en su corazón, es una profunda y amarga envidia contra la gente que ha sido inteligente, sagaz, perseverante para generar riqueza con los sesos y no con las garras de políticos corruptos.

publicidad

Eso se evidencia cuando empiezan a disfrutar las mieles del poder, compran carros de lujo, viajan en primera clase, van a los restaurante más caros. ¿Y toda la verborrea y alharaca que vomitaban antes? Nada, simplemente era pura mentira.

El caso más triste y reciente es el de Mauricio Funes. Pero al parecer también el excomandate Merino anda en las mismas, pero se presume inocente hasta que se demuestre lo contrario. Otro caso también reciente es el del nefasto socialista del sigo XXI venezolano, Hugo Chávez, de ingrata recordación para el sistema democrático y republicano. Se dio vida de lujos, sus hijas han quedado millonarias y botó el dinero ajeno a granel.


Uno de los casos más emblemáticos es el del también comandante, gran guerrillero, comunista-marxista hasta la médula espinal, Daniel Ortega, uno de los hombres más poderosos de Nicaragua, con una fortuna millonaria. ¡Qué lindo! ¿No? Le hallan gusto al dinero y al poder y después ya no lo sueltan, aunque para ello tengan que destruir la democracia que tanto ha costado construir. Y dicen que el final comandante, Fidel Castro, también tenía sus milloncitos, pero yo no lo creo. Necesito saber que aún hay integridad en el mundo.

Casos de corrupción de la izquierda ni se diga. Todos cayeron redonditos ante Oderbrecht.

Pero muchos me preguntarán, ¿cuál es el problema? El problema es que en época anteriores despotricaban contra todo eso que ahora son. Eso es ser mentiroso, o en el mejor de los casos, no ser íntegro, no actuar acorde a sus ideas.

Y también me podrán decir: “Los de derecha son peores”. Y yo les diría que en caso que tuvieran razón al menos nunca han hablado mal en contra de la empresa privada, de la generación de riquezas, de los ricos; nunca han mentido con su deseo de progresar, de hacerse ricos. ¡Nunca! Pero no tienen razón. El progreso y desarrollo que hacen alcanzan las naciones en manos de partidos de derecha que aplica políticas de libre mercado con atinada y precisa supervisión estatal, no se compara a la quiebra en la que hacen caer los gobiernos de izquierda a sus países que aplican teorías trasnochadas.

Para no seguirle dando vueltas al asunto les voy a hablar de Pepe Mújica. ¿Por qué este expresidente de la República Oriental del Uruguay es tan admirado por propios y extraños, por moros y cristianos, por gente de izquierda como de derecha? ¿Por qué? ¡Vamos amigos zurdos! Ustedes saben perfectamente la respuesta: porque fue íntegro, porque sus acciones estaban en tal consonancia con sus ideas, lo que es algo raro de ver en esta vida, en este mundo, en la historia, que uno no puede sino guardar silencio y verlo pidiendo por más políticos como él.

La derecha roba, la izquierda roba, todos roban, los políticos en general (la inmensa mayoría, el 99%) mienten. Se han esforzado por tantos años en llegar al poder, dejando a un lado a la familia, a los amigos, perdiéndose eventos deportivos, fiestas con los parientes, incluso dejan su carrera a medio camino, o siendo profesionales dejan de ejercer, en fin, tantas cosas, sin dejar a un lado, ¡por supuesto!, el gasto de cantidades enormes de dinero para mover sus bases, para tenerlos contentos, dinero para sus campañas que de alguna forma tienen que recuperar. Por eso roban: para recobrar el dinero gastado, también como terapia emocional y se auto indemnizan por el daño psicológico robando lo que pueden, por eso salen tantos ricos de la política sin haber generado un solo producto, un nuevo servicio para la humanidad. Al final todo es tan simple porque pudiendo vender su voto, pudiendo aceptar un porcentaje de una licitación para otorgarla, o colaborando con narcos y/o mareros, ¿cómo no lo van a hacer a cambio de dinero? Esa es la lógica del político no la mía.

Pero una cosa les digo desde mi perspectiva: un exguerrillero o un sindicalista o un dirigente político de izquierda que se enriquezca aprovechándose del poder es triplemente asqueroso.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.