Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Por una diplomacia comprometida

Hugo Martínez / Ministro de Relaciones Exteriores

sábado 1, julio 2017 - 12:00 am

En nuestro país, desde hace 10 años, cada 26 de junio celebramos el Día del Diplomático Salvadoreño, declarado como tal por la Asamblea Legislativa, en reconocimiento a este noble oficio que busca fortalecer las relaciones de El Salvador con el mundo, para beneficio de nuestra población.

Esta conmemoración se asoció a dicha fecha, dado que ésta rememora el natalicio del insigne jurista Doctor José Gustavo Guerrero, quien marcó la historia salvadoreña en virtud de su rol destacado en el campo de la diplomacia.

Su actuar contribuyó a la consolidación de la otrora Sociedad de Naciones que, posteriormente, se convertiría en la actual Organización de las Naciones Unidas, con la que El Salvador continúa trabajando activamente en diversos temas, especialmente ahora de cara al logro de la Agenda Global 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible, también en el marco de la Presidencia que actualmente ejercemos en su Consejo de Derechos Humanos, en el Consejo Ejecutivo de la UNESCO, así como a través de nuestra participación en las distintas Operaciones de Mantenimiento de la Paz auspiciadas por la ONU.

publicidad

La diplomacia, en definitiva, es un arte que aporta al entendimiento, a la convivencia pacífica y a la colaboración mutua entre las naciones del mundo, pero más allá de eso, es una función de servicio público que, por medio del diálogo político y la cooperación, procura resultados tangibles para elevar la calidad de vida de los pueblos y avanzar hacia su pleno desarrollo.

Y en esa dinámica, además, el abanico de temas en los que deben participar los diplomáticos se ha ampliado considerablemente en los últimos años, debiendo dominar no solo las temáticas clásicas de este campo, sino también áreas tan diversas como el cambio climático, la seguridad internacional, el tráfico de armas y otros ilícitos, el libre comercio, el desarrollo sostenible, las diferentes modalidades de cooperación, entre otras que nuestro mundo globalizado nos demanda manejar.


En tal sentido, el diplomático del siglo XXI sin duda debe formarse y actualizarse constantemente para actuar a la altura de estos retos, y especialmente poseer la habilidad de articular la política exterior con la realidad de su país, con las necesidades de su población y con los planes de desarrollo nacionales, de manera que su labor derive en una contribución directa a la ejecución y el fortalecimiento de las acciones que se impulsan en el plano doméstico.

Por ello, en El Salvador aspiramos siempre a que nuestras y nuestros diplomáticos sean personas altamente comprometidas con el país y con su gente, con valores y principios éticos, con vocación de servicio, y con la mayor disposición para asumir la responsabilidad de generar, a través de su trabajo, los mejores resultados para las y los salvadoreños.

Es una visión de la que estamos muy convencidos y, en el marco de esta especial fecha, queremos aprovechar entonces para invitar a nuestras y nuestros diplomáticos a seguir honrando tan digna profesión, a reafirmar su sentido del deber con nuestro país y a poner su mayor empeño en esta tarea de impulsar una política exterior abierta al mundo y sin ataduras ideológicas, que se siga traduciendo en beneficios concretos para nuestra gente, en una cooperación internacional creciente hacia El Salvador, y en la indiscutible confianza, credibilidad y reconocimiento al liderazgo de nuestra nación por parte de la comunidad internacional.

Con esa perspectiva, felicitamos a las diplomáticas y los diplomáticos salvadoreños en su día, uno que cada año resulta propicio para renovar su compromiso con su país y con su población.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.