Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Primer año pasivo, armonioso, improductivo

Jueves 11, Junio 2015 - 12:00 am

Yo le diría a todos aquellos a los que aún les tiembla el cuerpo de odio cuando recuerdan a Mauricio Funes, que deberían estar agradecidos con la Providencia Divina que nos cayó un presidente tranquilo, austero, parsimonioso; no confrontativo ni belicoso, sino todo lo contrario.

¡Pero no!, todos tienen siempre que quejarse de algo.

Ya hablando en serio una de las cosas positivas que ha dejado este “primerenio” del  señor presidente, Salvador Sánchez Cerén, es lo armonioso que puede llegar a ser en ciertos temas, al menos, contra la empresa privada.

publicidad

Ya no están los fines de semana (ni los lunes) los medios de comunicación llenos de aquellas diatribas insustanciales, ineficientes, sosas a veces, pero otras sanguinarias, que enturbiaban el indio que todo salvadoreño lleva dentro en las cuales, henchidos de sangre, unos querían ver en el paredón a la planilla mayor del Coena y de la ANEP; y los otros querían ver desollado en el desierto, a la espera que las aves de rapiña hicieran su labor, el cuerpo mutilado del expresidente. Nos libramos de esa segregación masiva de bilis.

Al fin me doy cuenta de por qué, Mauricio Funes -que de tonto nunca ha tenido ni un vello facial- hacía todo eso. Mientras mantenía al pueblo alimentado con su revanchismo de mentirillas contra el capital, las riquezas, el lujo y el abuso de poder (a los cuales dio muestras de amar en demasía); mientras el pueblo creía ver en él al paladín de sus justicias prohibidas, negadas, vedadas, aquél se daba el gusto, la buena vida en todo sentido. El país pasaba perdiendo el tiempo en esos pleitos tontos en que tan tontamente caían la derecha y la empresa privada, mientras el señor expresidente hacía y deshacía en otras cosas que hoy por hoy lo dejan mal parado, pero serán la historia, la Fiscalía y los tribunales quienes lo juzgarán.


Gracias a Dios (soy muy creyente) ahora tenemos un presidente que es en gran medida, y no solo en comparación al peleonero arriba mencionado, sino per se, muy tranquilo, incluso, hasta noble.

Pero no deja de impacientar bastante la terrible tara que tiene para coordinar sus ideas y verbalizarlas, tiene seriecísimas dificultades para elaborar un discurso, ser coherente, utilizar y, sobre todo, pronunciar correctamente las palabras adecuadas, pero es buena gente.

¿Cuáles son las cosas que podemos reprochar del actual presidente? Quiero empezar por el final. Yo preferiría que él se declarara incapaz y que el vicepresidente, Óscar Ortiz, más joven, locuaz, pero sobre todo dinámico, de ideas claras y muy trabajador, pasara a ocupar la presidencia.

El Salvador es el peor país económicamente hablando, y ni hablar de la delincuencia. El FMLN ha sido un partido político pésimo para responder aunque sea al menos dos de las más importantes exigencias de la población. Es tan inepto que el país viene en curva descendente en economía y ascendente en delincuencia. Todo el mundo, moros y cristianos, les damos consejos pero pareciera que pasan en el topus uranus hablando de Marx, Lenin y Stalin, y ahora Fidel Castro y Hugo Chávez.

No lo sé, no sé qué pasan haciendo, pero mejorando la economía y disminuyendo la delincuencia, ¡hombre!, en eso puedo tener criterio para decir con contundencia que definitivamente eso no pasan haciendo.

Realmente son un fracaso rodante.

Ya lo sé que todo empezó con ARENA…¿pero acaso no se cambia de técnico para que mejore la forma de jugar de un equipo?

Somos el país con la tasa más alta de homicidios y con la peor economía de la América hispanoparlante. El problema más grande es que a pura publicidad, Nayib Bukele quiere ser el próximo presidente, y allí sí ya nos jodimos todos.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.