Cerrar [X]

Editorial

Que el cardenal sea un factor de unidad en el país

Alvaro Cruz

Jueves 29, Junio 2017 - 12:00 am

La investidura del cardenal Gregorio Rosa Chávez es un motivo de orgullo para todos los salvadoreños, especialmente para los católicos. Un hombre de leal trayectoria a la Iglesia y caracterizado por su humildad, Rosa Chávez debería ser ahora el factor de unidad que tanto necesitamos en esta sociedad tan fracturada.

Un cardenal de la Iglesia Católica es un enorme honor pero también un enorme compromiso hasta de derramar la sangre por la fe y el hasta ayer obispo auxiliar sabe de ese compromiso desde sus días al lado del obispo mártir, Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

El Salvador se halla sumergido en una vorágine de desunión, de odios encontrados, un torbellino de confrontación. No tenemos un factor de unidad ni de cohesión, los hemos destruido todos. Los partidos políticos y hasta la Selección Nacional de Fútbol nos han decepcionado. El país necesita referentes positivos que nos ayuden a ver hacia adelante, juntos, que logremos acuerdos mínimos de país y que eso nos permita reencontrarnos como pueblo para hallarle soluciones a nuestras dificultades.

publicidad

El cardenal Rosa Chávez debería ser ese factor de unidad que la Divina Providencia ha sembrado en nuestro país. Su mensaje debe inspirar esperanza y ánimo en un país asolado por el pesimismo, la polarización política y la autodestrucción de la sociedad.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons