Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Qué es un seguro y para qué sirve?

Pedro Geoffroy / Vicepresidente de ASES

lunes 10, julio 2017 - 12:00 am

Para comprender mejor cómo funciona un seguro, es importante precisar en primera instancia qué es un seguro, independientemente sea éste de accidentes o enfermedades, de incendios, de automóviles, vida o de cualquier otro tipo. Un seguro es, en términos simples, un mecanismo de protección ante los riesgos a los que están expuestos nuestros bienes y nosotros mismos.

La mayoría de los riesgos a los que un ser humano puede verse expuesto en su diario vivir son y pueden ser transferidos en términos económicos a una compañía aseguradora, la cual se convierte en la responsable de responder y asumir los costos en caso se suscite un escenario o evento que afecte nuestra vida, salud y/o patrimonio.

Al adquirir un seguro se suscribe una póliza (documento contractual) en la que quedan reflejados los límites y alcances que tiene el producto contratado. Lo anterior se hace luego de determinar las diferentes circunstancias, bajo las cuales funcionará el mismo, así como los montos económicos de los que se responsabilizará la aseguradora. A través del pago de una prima (importe económico) por parte del asegurado, la compañía aseguradora se compromete a cubrir los daños al patrimonio, a la salud o vida de la persona. De esta manera, aunque obviamente no podemos predecir o evitar la ocurrencia de percances o eventos siniestrales, sus efectos monetarios son compensados al indemnizar por los daños que se generan derivados del mismo.

publicidad

No hay duda que un seguro provee múltiples beneficios, previniendo gastos sustantivos y protegiendo el bienestar económico de nuestra familia y la sanidad de nuestro patrimonio.  Por ejemplo, al adquirir un seguro para automóvil podemos evitar desembolsar importantes cantidades de dinero para la reparación de los daños o eventualmente para la adquisición de un nuevo vehículo que sustituya la pérdida total del bien. Similarmente, si nuestra vivienda es total o parcialmente destruida por un terremoto u otro fenómeno de la naturaleza, la aseguradora se hará cargo de los daños y dejará el bien tal cual se encontraba previo a que ocurriera el evento.

Usualmente, las personas se deciden por adquirir un seguro luego de un incidente, pero es importante que conozcan más de los productos disponibles en el mercado y lo adquieran como un mecanismo de prevención y protección.


En nuestras vidas esperamos siempre lo mejor, pero un seguro nos permite estar preparados para circunstancias adversas y fortuitas. Por ello, es imperativo reflexionar en torno al seguro como un excelente mecanismo de prevención e inversión en nuestra seguridad y tranquilidad.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.