Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Qué hay de nuevo en la nueva Asamblea?

Aldo Álvarez / Abogado y catedrático

jueves 3, mayo 2018 - 12:00 am

Cada nueva legislatura que se instala en nuestro país, los que somos optimistas empedernidos, siempre guardamos las esperanzas que sea y represente algo distinto a las anteriores, que despliegue una nueva forma de conformarse o al menos que dé muestras iniciales que tienen la intención de hacer las cosas de otra manera. Parece que con la recién instalada legislatura 2018-2021, esto sólo se va a quedar en esperanza.

Como si de un guión bien implementado se tratase, los diputados de ARENA y PCN, haciéndose imponer en forma aritmética –sumando al PDC, con quien por cierto con el PCN han anunciado su funcionamiento operativo como una sola fracción-, se han repartido la presidencia de la Asamblea en dos mitades cada uno, comenzando a ejercerla el diputado Norman Quijano. Así también junto al PDC, estos dos partidos han copado prácticamente la Junta Directiva, que apenas tuvieron el rubor de reducirla de 14 a 11 miembros, a duras penas tres directivos menos. Han hablado de disminuir privilegios y prebendas, pero usando lenguajes muy genéricos y abstractos, lo cual no da ninguna seguridad concreta sobre qué número y tipo de privilegios están dispuestos a renunciar. Lo cual hace pensar a cualquiera que más allá de las declaraciones líricas, es poco el deseo de dar muestras de austeridad real.

Realizaron la primera sesión de instalación legislativa haciéndola parecer una verdadera “piñata”, entre los estertores del diputado Quijano reclamando para sí la Presidencia de la Asamblea –aún en disputa abierta con miembros de su partido-, alegando que fue el diputado más marcado por el “pueblo”, y en algún momento llegó a decir que ese era el deseo de ese “pueblo” –que él fuera Presidente de la Asamblea Legislativa-. Con el pequeño detalle que al diputado Quijano se le olvida que el porcentaje que lo marcó de su partido, es apenas una fracción del electorado de ARENA, y a la vez una fracción de los electores que votaron, y a la vez una minoritaria parte de los electores completos, por lo que la anterior afirmación es poco menos que ridícula. Pero bien, las cosas que  han aplicado me parece una versión actualizada –aunque no sé si más hepática- de la que le aplicó la legislatura saliente a ARENA hace tres años, adonde prácticamente los excluyeron de la Junta Directiva –junto a su “aliado” del momento GANA-. Me parece también que han recompuesto una versión de aquel antiguo “bloque de derechas” que tanto daño le causó a este país.

publicidad

Se han repartido prácticamente la aplastante mayoría de las comisiones parlamentarias, entre ellas las más claves –para sus intereses- en materia económica y fiscal-presupuestaria por supuesto. Entiendo claramente la intencionalidad de ARENA de casi exigir que la Presidencia de la Asamblea quedara en sus manos –al menos el primer año y medio-, pues esto está en luz con la estrategia y guión político que vienen siguiendo de cara a las elecciones presidenciales del otro año. No me cabe duda que la estrategia de ARENA –y quizá del bloque entero de derechas-, sea la de detentar la Presidencia del legislativo por dos razones fundamentales: Primero porque su cálculo político por ahora es que un presidente de su partido en la Asamblea, le facilitaría muchísimo a un eventual Presidente de la República de ARENA –que ya sienten que van a ganar las elecciones del otro año-, para poder pasar “paquetes” de leyes que el ejecutivo requiera; y segundo, y precisamente en luz con lo anterior, hacerle más sinuoso y tortuoso el último año de gobierno al actual Presidente –a lo mejor bloqueándole todo lo que les sea posible para generar ingobernabilidad-, y de esa manera “contribuir” –aunque sea en forma perversa- a un eventual gane del candidato de ARENA.

Así pues, se ha instalado la nueva legislatura 2018-2021, con pocos visos de nada nuevo, nada que no hayamos visto en el pasado, con la diferencia que ahora el “recompuesto” bloque de derechas, le aplica la misma “dosis” que sienten les impusieron hace tres años GANA y el FMLN, y en una especie de “revanchismo” sin límites han copado las comisiones de la Asamblea, asumo, para impulsar agendas legislativas que interesan a la partidocracia de derecha. Deben ser cautos en esa forma autoritaria de actuar en forma legislativa, pues reeditar actuaciones del pasado, en el actual contexto político de hartazgo de la población con la clase política –en especial la legislativa-, de agotamiento del modelo político de la posguerra y del hastío de la partidocracia, les puede pasar una factura muy cara y les puede salir “el tiro por la culata…”.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.