Editorial & Opinion

¿Quién gana en Colombia?

Eugenio Chicas / Diputado del FMLN al Parlacen

martes 29, mayo 2018 - 12:00 am

El domingo 27 de mayo se realizaron las elecciones presidenciales en Colombia, país de hermoso territorio de más de 1 millón 141 mil km2 y espectacular sobre todo por su cálida población, que por escasas fracciones se acerca a los 50 millones de habitantes ¿Será relevante para nosotros ese proceso de un país del sur de América, geográficamente distante al que ni se puede llegar por carretera y que no pertenece a la unidad Centroamericana?

Colombia, siempre estuvo muy cerca políticamente de nuestra región y hoy más de lo que nos podemos imaginar. Con los enormes avances de la industria aeronáutica, nuestro país es hub de la mayor empresa aérea de bandera colombiana permitiéndonos contar con cuatro vuelos diarios de apenas dos horas y 30 minutos de duración con distintos destinos de esa nación; interconectando a la vez con muchos otros destinos; claro, esto no es casual, ha sido ganado a pulso del enorme sacrificio de nuestros migrantes, muchos de ellos radicados en el norte, que con sus frecuentes y multitudinarios viajes constituye un codiciado mercado para las líneas aéreas. La enorme expansión del transporte aéreo también ha facilitado en nuestro territorio la diversificación de servicios de alta tecnología para el mantenimiento de modernos aviones comerciales.

Un fuerte sector empresarial colombiano, hace ratos puso sus ojos e intereses en la región centroamericana, y en particular en El Salvador; debemos reconocer y agradecer el grado de confianza depositado por estos inversionistas que han creído en la estabilidad y seguridad de nuestra economía que han llevado a que más del 53 % de las instituciones bancarias instaladas en nuestro país pertenezcan actualmente a casas matrices colombianas. Además hay fuertes inversiones en financieras, una administradora de fondos de pensiones, empresas aseguradoras,  prominentes laboratorios de la industria farmacéutica que también han seguido esta misma suerte y sus inversiones en materia de generación y distribución eléctrica ya rondan el 20% del mercado energético nacional.

publicidad

Por lo tanto, es de nuestro supremo interés analizar con detenimiento las tendencias político electorales de lo que ocurre en el entorno, y en este momento Colombia es foco de nuestra atención. En esta primera ronda electoral, de un padrón electoral que se acerca a los 37 millones de electores, participó el 52 % de los llamados a votar -porcentaje elevado e inusual en ese país con bajos niveles históricos de participación electoral-, competían ocho candidaturas presidenciales y ninguna superó la barda del 50 %. Una elección muy competitiva como ésta puede haber sido estimulada por la polarización de candidaturas diametralmente opuestas en sus programas. Debe considerarse que esta elección es la primera en el contexto de la firma de acuerdos de paz entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno, negociación que puso fin a un conflicto de más de 50 años; adicionalmente, se ha iniciado un proceso de negociación con la segunda organización armada, el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Desmontada esa presión, estas elecciones han sido las más pacíficas en más de medio siglo.

Así, dos candidaturas van a segunda elección el 17 de junio, tienen 20 días efectivos para replantear sus estrategias de comunicación y sobre todo las alianzas que definan la victoria para uno de los contrincantes. Ha iniciado con ventaja del 39 % tras el resultado de primera vuelta Ivan Duque que compite bajo la bandera del Centro Democrático: abogado bogotano, de pensamiento ultra conservador, sin experiencia en gestión pública, crecido bajo la sombra y propuesta del expresidente Álvaro Uribe.


En segundo lugar con un capital de 25 % de los votos se coloca Gustavo Petro bajo la bandera del movimiento “Petro Presidente”: militante de izquierda, exsenador, exalcalde de Bogotá -capital de ocho millones de habitantes-, economista de formación, especialista en administración pública, con un posgrado en desarrollo poblacional y medio ambiente. Su programa Colombia Humana se identifica como progresista.

En Colombia nunca una fuerza de izquierda ha ocupado la presidencia, esta sociedad siempre ha sido considerada muy conservadora; sin embargo, es novedoso que un candidato con la trayectoria claramente de izquierda, con las credenciales y pocos recursos financieros y materiales, contra viento y marea se filtre a disputar la segunda ronda presidencial. Para este desenlace será decisiva la disputa del centro político, una buena parte encabezada por el matemático Sergio Fajardo de la “Coalición Colombia” que obtuvo en esta elección el 23 % de las preferencias. Esta disputa probablemente la gane quien ofrezca respuestas creíbles a los complejos problemas que enfrentan los colombianos como consolidar la paz, combatir el desempleo y una severa informalidad, las graves desigualdades sociales, severos retrasos educativos -especialmente en la ruralidad-, las serias denuncias de corrupción, violencia, paramilitarismo y el cáncer de esa sociedad: el narcotráfico.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.