Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Quién le devuelve el honor al Dr. Guidos?

Jaime Ulises Marinero / Periodista

miércoles 16, agosto 2017 - 12:00 am

En septiembre de 2015 la noticia más mediatizada fue el intercambio de bebés en un hospital privado de San Salvador y la posterior captura del médico ginecólogo Ricardo Guidos Reyes, un profesional a quien no conozco y solo lo he visto una vez, cuando fue traído al requerimiento fiscal en el Juzgado Quinto de Paz de San Salvador.

Al médico se le acusó de falsedad ideológica y Suplantación y Alteración al Orden Familiar. Resulta que en mayo de ese año, él atendió el parto de Mercedes Casanella, cuyo bebé fue intercambiado por el bebé de otra mujer que dio a luz en el nosocomio. El caso fue del conocimiento público cuando el 3 de septiembre, Casanella hizo una denuncia ante los medios de comunicación. Días después se dio el arresto del galeno y de inmediato se convirtió en un “fenómeno” noticioso, tanto a nivel nacional como internacional. El caso recibió la atención de periodistas de todo el mundo.

Afortunamente, días después, los bebés fueron entregados a sus padres biológicos correspondientes, tras varias pruebas de ADN y la voluntad de los padres de los pequeños. El daño fue grave para ambas familias, pero de alguna manera fue compensado, pues sus respectivos padres verán crecer a sus hijos. Pareciera que el caso tuvo un final feliz, pero no del todo es así. Al menos no para el Dr. Guidos, cuya reputación quedó por el suelo y las secuelas aún las vive.

publicidad

El médico estuvo encarcelado en el penal de Ciudad Barrios y el 2 de mayo de 2016 el Juzgado Quinto de Instrucción de San Salvador lo sobreseyó definitivamente, pues no había ningún tipo de prueba en su contra. Su labor consistió en atender el parto (por cesárea), pero luego el bebé pasó a nursería, donde él ya no tenía responsabilidad alguna.

Desde un principio parecía absurdo que se acusara al médico, cuando existían protocolos posteriores al parto en los cuales él quedaba sin responsabilidad o control. Sin embargo, las declaraciones del entonces fiscal general Luis Martínez, hicieron creer que éste era el peor de los doctores y hasta se llegó a insinuar que podría pertenecer a una red de “intercambiadores” de bebé.


El Dr. Guidos cuenta que tras haber sido detenido fue maltratado y llevado a un penal donde fue tratado como criminal, sin recibir atención médica, pese a que presentaba quebrantos de salud por padecer de presión e hiplogucema (bajo nivel de azúcar en la sangre). Literalmente se le dañó su integridad física y moral.

Ahora el profesional, con el apoyo del Colegio Médico de El Salvador, con toda razón y derecho, está pidiendo a la Fiscalía General de la República que se investigue a profundidad el caso y se dé a conocer qué fue lo que realmente ocurrió. Está pidiendo que se procese a los verdaderos responsables, independientemente de quien resulte culpable.

Hay que ponerse en la posición de Guidos, quien ha quedado en la memoria colectiva de los salvadoreños como el médico que hizo el intercambio de bebés, lo cual, desde luego, le afecta psicológicamente y, cómo él dice, también económicamente, pues muchas mujeres han perdido la confianza en él.

La Constitución de la República contempla el honor como derecho fundamental de las personas y a Guidos se le hizo trizas su imagen y honorabilidad. Sin contar con el daño psicológico para sus parientes. Por tanto, es obligación de la Fiscalía retribuirle su honor, aclarando el caso hasta llegar a las últimas consecuencias.

Así como el Dr. Guidos hay cientos o miles de personas que han sido capturadas, vilipendiadas,  expuestas a los medios y posteriormente liberadas, porque realmente son inocentes y se carece de pruebas contra ellas. He conocido situaciones de personas que, tras pasar años presas, la misma Fiscalía pide que sean absueltas porque no hay elementos de juicio en su contra. Estos ciudadanos perfectamente pueden demandar al Estado o al menos, al igual que Guidos, exigir que se aclare todo para salvaguardar su honor.

Ojalá que la Fiscalía retome el caso de los bebés intercambiados y que luego, de manera alguna, se pida disculpas públicas al Dr. Guidos. Los medios de comunicación y los periodistas, también deberíamos pedir disculpas.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.