Cerrar [X]

Blog

lunes 27, junio 2016 | 2:03 pm

DETALLANDO EL LIENZO

                                                       Por: Juan Glower

1

El maestro Rafael Varela se encuentra en una posición envidiable en la plástica salvadoreña, pues es uno de los creadores que ha sido prolijo en su quehacer cotidiano, tanto en su dibujo como en su composición y color en la obra que elabora, siendo un referente en el dibujo de nuestro país. Creo que no hay persona en el medio plástico que pueda negar las habilidades de Rafael Varela en lo que se refiere al dibujo.  Es un gran dibujante.  Y  uno de los mejores dibujantes en la región, claro, que se trasluce esta disciplina en su trabajo.

2

Es necesario aclarar varios conceptos para ubicar al maestro Varela, pues en varias colecciones del país su ausencia es señalada. La más connotada ausencia es la del Museo Marte. Cosa que es un tanto cuestionable; sobre todo, cuando se toma en cuenta que hay pintores representados en sus paredes que no tienen la destreza, habilidad y trayectoria de Varela.

3

Hemos dejado establecido de que el maestro Varela es un gran dibujante y me gustaría, ahora, concentrar en su creatividad artística; la gama de colores que utiliza en la mayoría de sus pinturas son colores que insinúan una familiaridad en el manejo de los mismos: en los planos secundarios utiliza colores planos; según su intención, o fondos abstractos y geométricos  llenos de luz y transparencias para lograr el propósito que desee plasmar en su pintura.  Vale la pena mencionar el balance de su obra, algo que ha sido comentado un sinnúmero de veces, dado que la obra de Varela es una fusión de lo figurativo con lo abstracto y geométrico, su trabajo se esmera en lograr un sentido de composición extrema, los pesos de los elementos en su composición están muy bien balanceados y siempre se puede notar que la composición no se inclina más para un lado u otro.  Que los elementos no se ahogan entre sí, siendo esto la resultante de mucho esfuerzo y observación.

4

El arte de Varela reside en la capacidad de poder plasmar imágenes realistas en mundos oníricos o surrealistas. Otra cualidad creativa es la facilidad de insertar objetos inverosímiles que, a base de contraste o armonía en los colores,  hace que estos parezcan muy naturales, y por el dibujo que refuerza enormemente esta naturalidad, siendo esto una cualidad y no una deficiencia.

5

 

El mero hecho de darnos una monocromía y de una manera fluida poder aplicar las luces y sombras denotan gran sensibilidad en el arte de pintar.  Su pintura, en la gran mayoría de los casos, se puede situar en los mundos surrealistas en la gran tradición de Salvador  Dalí, en lo que se refiere al sentimiento onírico y el espectacular dibujo.

6

Creo haber establecido la realidad de que el maestro Varela es un consumado artista de gran calidad,  por lo tanto más pronto que tarde cualquier colección se sentirá orgulloso de tenerlo como parte de la misma.

7

Me cuenta un colega que estuvo presente en el museo MARTE, que amablemente cedieron un espacio y otras comodidades para que estos dos grandes artistas de la plástica nacional elaboraran el trabajo que pretendían llevar a cabo, cuando Varela elabora este magnífico dibujo del maestro García Ponce, que lo hizo, en vivo, en muy poco tiempo y con una rapidez vertiginosa, pues era un espectáculo digno de verse, con una rapidez y destreza admirable que hacía parecer  que el tiempo se acortaba.  La expresión del maestro García Ponce, de reconocimiento hacia el maestro Varela, es palpable en la fotografía. Es difícil reconocer los logros entre colegas, pero la expresión tan característica de don Antonio García Ponce hace que este retrato supere a cualquier fotografía, siendo uno de los mejores recuerdos de su hija Vesna.

Es notable también su trabajo no figurativo es así que elabora una serie de pintura abstracta, fue muy aceptada y se puede decir que lo sitúa inmediatamente como un artista multidisciplinario,  la facilidad y la excelencia que desarrolla en este cambio de estilo ha sido muy comentada y la gran mayoría de los conocedores han dado su visto bueno, además de la aceptación obtenida, podemos añadir que la madurez que demuestran es muy singular.

8

Las diferentes series de Varela mantienen una originalidad y una calidad plástica muy deseables, empezando por los temas que insinúan: “Inundaciones, Laberintos,  Navegaciones.”  Nombres que nos señalan un mundo totalmente dinámico, para luego encontrarte con una pintura que en la mayoría de los casos es el dialogo con el espectador el cual es totalmente dinámico.

9

Cuando somos capaces de bañarnos en el cielo, verlo como una cuestión tan natural para nuestro entorno, si claro, un cipote bañándose en el cielo al lado de las nubes, y quieren hablar de creatividad.

10

La misma sensación de la pintura anterior nos produce el  niño acróbata de esta pintura, saltará del trampolín al vacío o a un lago en los cielos.  Expresiones oníricas, surrealistas se clasifican estas pinturas, aunque haya elementos extremadamente realistas. Hay un sentimiento de alegría en la pintura del maestro Rafael Varela y es que no podía ser de otra manera, estando sus colores siempre en movimiento y uno de sus elementos favoritos los niños.

La serie “navegaciones” nos acerca un tanto al carácter del hacedor de estas pinturas. Desarrollar un tema de esta naturaleza despierta el eterno viajante, el que todos quisiéramos ser, sin saber que eso es precisamente lo que somos, pasajeros en esta vida, es por eso que nos es bastante práctico identificarnos con esta serie, con esta pintura.  La barca el medio de llevar a cabo nuestro viaje.  La lancha que nos es común a todos los salvadoreños nos transporta en un viaje sin destino, sin comienzo, está ahí esperando como para que cuando lo realicemos ya estamos viajando donde ella se dirige; por eso de espaldas, sin remo ni timón, los niños avanzan hacia su destino.

11

Esperamos que las observaciones que hemos hecho sean un comienzo para que los espectadores puedan valorizar con un mínimo criterio la compleja y exquisita obra del maestro Rafael Varela.  El realismo y las sensaciones oníricas que transmite su obra es la firma de su trabajo, solamente queda añadir de que esperamos que las instituciones serias del país hagan justicia a tan admirable elaborador de mundos plásticos, al igual que lo han hecho instituciones foráneas.

12