Cerrar [X]

Deportes

Real Madrid toma ventaja

EFE

lunes 14, agosto 2017 - 12:00 am

El Real Madrid de Zidane. Ni más ni menos. Un equipo espléndido que camina solo, que se va quedando sin rivales a su paso, que parece ya inaccesible, incluso ante los oponentes más acreditados. Intratable, incluso para el Barça, incluso jugando con 10. Cuatro días después de conquistar la Supercopa de Europa, asaltó el Camp Nou como si tal cosa para apalabrar el segundo título de la temporada, la Supercopa de España. A falta del partido del próximo miércoles, el 1-3 es concluyente. El Barça, devorado por la incertidumbre tras la marcha de Neymar, a la espera de reconstruirse, se encomendó a Leo Messi en el día que arrancaba de manera oficial el proyecto de Valverde. Pero un equipo ganó a un dios. Hace tiempo que el Madrid le birló la iniciativa del fútbol al Barça. Mandan los múltiples registros del Madrid, manda el centro del campo blanco, ayer azul turquesa por cosas del marketing. En la medular construyó su imperio el equipo azulgrana, pero ahora la hegemonía es del Madrid, que sentenció en la segunda mitad con los golazos de Cristiano, que fue expulsado de manera injusta, y Asensio, que sigue opositando a crack.

Es el mes de agosto. Playa, palmeras, montaña, senderismo, crema solar, fútbol andando. El alocado show de Miami, con el honor en juego, había dado paso a un partido más serio, con un título en juego y las fuerzas justas. Barça y Madrid, respetuosos con el enemigo, se lo tomaban así, con ciertas reservas. Eran ‘Ferraris’ con el freno de mano echado, como si de una exhibición se tratara. Suárez (minuto 9) despertó a lo locales tras controlar un pase de genio de Iniesta. Isco confirmaba (minuto 17) que el equipo que vestía tan raro en el Camp Nou era el Madrid.

Fue un primer tiempo plano, con las chispas de las patadas que se dieron Casemiro y Messi, y algo más de iniciativa en el juego del Barcelona, sin que Deulofeu hiciera olvidar a Neymar, que estaba debutando (y marcando) con el PSG. Kovacic sujetaba bien a Messi. El Madrid había repetido la exitosa fórmula de los cuatro centrocampistas, pero jugaba un esquema un tanto extraño, un 4-4-0 con delanteros de fogueo. Cristiano se había quedado en el banquillo. Y a Zidane le falta algo de osadía para apostar definitivamente por Asensio. El caso es que Bale y Benzema siguen sin elevarse por encima de las sospechas. Convierten al equipo blanco en una lanza sin punta, un puñal de goma espuma, aunque fue el internacional galés el que tuvo la mejor ocasión del primer tiempo (minuto 36) tras otra brillante acción de Isco. Ter Stegen, que al principio se había convertido en aliado del Madrid con su incalificable juego con los pies, salvó el disparo.

publicidad

La noche no invitaba a pensar en una segunda parte tan intensa, tan interesante que no le faltó de nada. Piqué, que jugó un gran partido, se metió un gol en propia puerta en una buena jugada del Madrid. Era el minuto 4 y el tanto dio paso a un nuevo Clásico. El Barça recuperó el empuje que le había faltado. Le sentó de maravilla la salida de Dennis. Fue arrinconando al Madrid en su área. El equipo blanco, que sigue manejando el juego al contragolpe, había podido sentenciar con Carvajal, pero Jordi Alba sacó bajó los palos.

Después, el partido, con mucho más ritmo y tensión, se volvió algo loco. A ello contribuyó la torpeza manifiesta de De Burgos Bengoetxea, muy inferior del nivel del encuentro. Suárez le engañó con una caída de esas que se ven luego en los memes y Messi empató en el minuto 77. Ya estaban en el césped Cristiano y Asensio. El delantero portugués se hizo notar pronto. Marcó un gol extraordinario en otra contra. Se quitó la camiseta y vio la amarilla. Dos minutos después, en una pugna con Umtiti, cayó dentro del área. El árbitro le señaló la segunda tarjeta al considerar que simuló la caída.


El Madrid se quedaba con 10 jugadores en un Clásico, como en cuatro de los últimos cinco. Pero el equipo de Zidane no titubea. Se mostraba más eficaz. Asensio fue fiel a su leyenda. Marcó un gol extraordinario en el debut en la competición. Su equipo acariciaba ya la Supercopa. Intratable.

Cristiano Ronaldo muestra la camiseta al Camp Nou a lo Messi

 

Cristiano Ronaldo comenzó el Clásico en el banquillo. Y lo terminó en el banquillo. Eso sí, fue el protagonista de uno de los tres goles que el Real Madrid encajó al FC Barcelona en el partido de ida de la Supercopa de España.

El portugués no salió de titular, pero Zinedine Zidane contó con su juego en la segunda parte. En el minuto 80’, el crack merengue marcó un gol extraordinario en una contra. Se quitó la camiseta y la mostró al Camp Nou, imitando a Messi. Vio la amarilla. Apenas un minuto más tarde, Ronaldo protagonizó un encontronazo con Umtiti y el árbitro consideró que simuló el penalti, por lo que vio la segunda cartulina. Roja y a la calle.

Ronaldo se enfrentó al colegiado, Ricardo de Burgos Bengoetxea, que se llevó un empujón del delantero del Real Madrid. Acción que podría ocasionarle una grave sanción.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

El Real Madrid le sonríe a la Supercopa

El equipo blanco buscará hoy su décima Supercopa y acercarse a las 12 del Barcelona, aunque jugar...

MÁS INFORMACIÓN
Supercopa de España Round #1

El Camp Nou acogerá el primer Superclásico de España de la temporada 2017-2018. Real Madrid llega...

MÁS INFORMACIÓN
2º round: MSN vs BBC

Ambos tridentes esperan mostrar todo su poder ofensivo este día en el duelo Barça-Madrid....

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.