Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Regresamos a Jerusalén?

Roberto Mejía Trabanino / Exembajador

sábado 16, junio 2018 - 12:00 am

Esta es la pregunta que muchos países se están haciendo, y algunos ya la han respondido, al trasladar la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, tras la iniciativa del presidente Trump que acaba de concretarlo, asociándose seguidamente Guatemala, Honduras y Paraguay, y abriéndose a esa posibilidad, entre otros, la República Checa, Hungría y Rumanía según se ha conocido.

El tema es un acontecimiento histórico-político que vuelve al escenario internacional, porque en 1980, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, tras la decisión de Israel de reconocer a Jerusalén como su capital, exhortó a todos los países a que retiraran sus embajadas de esa ciudad; sin embargo, El Salvador, siendo presidente de la República el doctor Álvaro Magaña, la instaló en dicha ciudad en 1983, decisión de la que no se sabe con certeza, el verdadero propósito que se persiguió en ese momento,  y con esa acción el país siguió a Costa Rica, que tomó la misma iniciativa meses antes. La singularidad de esa apertura fue que las cuentas del alquiler del edificio de la embajada salvadoreña y el mantenimiento del mismo, corrían a cuenta del gobierno israelí, no así el pago de salarios de los salvadoreños que desempeñaban la función diplomática, que venía desde San Salvador. Esa “práctica diplomática” de Israel parece que no la ha desatendido, porque ahora el primer ministro Benjamín Netanyahu, ha dicho que las 10 primeras embajadas en llegar, tendrán un “trato preferencial” y se les ayudará a instalarse.

La embajada salvadoreña estuvo 23 años en Jerusalén, siendo la última que mantuvo su sede en la ciudad, después que Costa Rica decidió tiempo atrás cerrar su embajada, porque en el año 2006, el presidente Elías Antonio Saca decidió el traslado a Tel Aviv, razonando que se hacía, por una parte, para acercarse a los países árabes y por otra, como contribución de El Salvador a las esperanzas de paz que se proyectaban en la región del  Medio Oriente.

publicidad

En la actualidad, la compleja dinámica internacional está posibilitando que  el concierto de naciones responda a las exigencias de cada una,  en el sentido de una proyección ajustada  a sus intereses y objetivos nacionales, tal como lo está haciendo Honduras, al buscar canalizar positivamente la relación con Israel y firmar un convenio, mediante el cual la Fuerza Naval hondureña, adquirirá equipo aéreo y artillería con aviones no tripulados o drones, utilizándolo, según se dice, para poder ejercer un mayor control marítimo ( periódico El Heraldo, del 20 de marzo pasado).

En cuanto a El Salvador, en vez de promocionar unas relaciones mutuamente ventajosas con Israel, como lo están haciendo los países vecinos, el gobierno se pronuncia en sentido opuesto, condenando abiertamente al ejército israelí por el uso de la fuerza en Gaza, y asegurando que no moverá la embajada salvadoreña a Jerusalén (comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, fechado 15 de mayo 2018),  conduciéndose de modo igual a lo que hizo en el 2014, cuando criticó fuertemente a Israel, por los sucesos ocurridos también en Gaza y para manifestar su rechazo y desacuerdo, llegó al extremo de llamar a consultas a la embajadora acreditada en ese país, y que regresó a su sede, después de pasar un tiempo en San Salvador.


Ilustrando más lo anterior,  Brasil, Chile y Perú,  tomaron partido en la cuestión de Gaza, aunque no llamaron a sus respectivos embajadores, y a todos Israel, incluido  El Salvador, les expresó su “profunda decepción”, pero lo interesante fue el alcance real de esa acción porque el único perjudicado fue El Salvador, al anunciar Israel dos años después que cerraría su embajada en San Salvador, y de nada valieron las gestiones de la Cancillería, con autoridades de alto nivel del gobierno israelí, para que lo reconsideraran.

El tema de Israel sigue conservando su  actualidad, sin embargo parece que el gobierno salvadoreño lo excluye de sus decisiones, porque se encuentra acosado por las circunstancias de la política exterior y atrapado por los enredos ideológicos y, en consecuencia, vela más por los intereses de un partido, que no proyecta un entorno internacional favorable para El Salvador.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.