Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Reinventar acuerdos de paz para ganar todos

Rafael Menjívar / Colaborador

Martes 17, Enero 2017 - 12:00 am

A finales de los ochenta la dirigencia de la guerrilla con diferencias encontraron una salida. Con gruñones acordaron negociar sin desempuñar la pistola. El apoyo popular no fue masivo para seguir derramando más sangre. Un grupo hegemónico de la oligarquía aún convencida de aniquilar a las organizaciones guerrilleras no contó con suficiente apoyo unánime de las Fuerzas Armadas. Buena parte de la población en secreto anticomunista respaldaba a la Fuerza Armada pero la extensión del conflicto dañó severamente a capas medias y bajas del país.

Con ARENA en el poder representando intereses de capitales y clase media se confirmó que los eventos electorales legitimaban gobiernos aun en medio de la guerra.

Entre los factores externos, en la agenda de  Washington no aparecía seguir financiando a los militares con los mismos montos para sostener costos de la guerra. A la interrogante ¿Quiénes ganaron con los Acuerdos de Paz? ganaron las dirigencias de las agrupaciones guerrilleras que ahora son diputados y altos funcionarios; así sucede después de firmar acuerdos negociados. En el lado del gobierno de ARENA afianzó las siguientes elecciones presidenciales.

publicidad

Los asesinados y mártires estarán en memorias, libros, fotografías, esquelas mortuorias, murales para conmemorar fechas. Esa ganancia de altos exponentes de la izquierda y la derecha es natural, pues fueron la cabeza del proceso y se “entendía respondían a sectores sociales económicos unos más marginados que otros”.

¿Cuáles son los vacíos de los Acuerdos?

Acordaron cambios profundos en la Fuerza Armada y temas electorales, entre otros, pero los graves vacíos en resumen:

  • No se definió un modelo socioeconómico entre salvadoreños y para éstos frente al mundo que superara las causas de pobreza y marginación que originó el conflicto armado.

Todos los países que han pasado por guerras internas y guerras mundiales se han desarrollado creando sus propios modelos económicos frente a las demás naciones.

  • No se incluyó la capacidad de producción y productividad de diferentes sectores de capas medias que habían soportado vivir en plena guerra.
  • No se acordó modelo educativo integral público profesional en relación al estudio privado en todos los niveles académicos.
  • La agricultura quedó a la deriva “sálvese quien pueda como pueda”.
  • Y no menos importante no se perfiló una filosofía de vida en PAZ creando condiciones de salud mental para la post guerra.

¿Que se necesita para que tengan vigencia los Acuerdos de Paz?

En 1997 Boutros-Ghali Secretario General de Naciones Unidas dio por finalizado el proceso de Paz reconociendo que “no todos los acuerdos se habían cumplido en su totalidad”; los apoyos y ojos de los gobiernos amigos se apagaron dejándonos en manos de los gobiernos de ARENA y FMLN que  motivados por ser partido los excombatientes dejaron de disparar fusiles para lanzar promesas de campaña para llegar al poder vía elecciones. Así el Frente comienza a llenar espacios en la Asamblea Legislativa y alcaldías comenzando una lucha política electoral de oposición aguerrida hasta que fueron acomodándose en un sistema electoral cuestionado pero terminaron aceptando las reglas democráticas de participación.

Los Acuerdos dieron fin a las balas pero comenzó una nueva crisis estructural y social que se puede resumir así: aún persiste un 11 % de analfabetismo; 350 compatriotas migran diariamente rumbo a EE.UU.; la Deuda Pública en 1992 rondaba por los $ 2,873.4 en 2016 supera los  $ 17 mil  millones; no menos de 85 mil crímenes y las consecuencias psicológicas, económicas entre diversas afecciones; insostenibilidad fiscal; seguridad social: salud, educación, vivienda con deficiencias evidentes y el tema de las pensiones en su momento más crítico por el manejo del Fondo de los pensionados. Estos datos para no citar lo que vemos y vivimos cotidianamente. Con este escenario apura que fuerzas políticas y sociales unifiquen esfuerzos de alianzas estratégicas pensando en resolver los viejos problemas de El Salvador con soluciones nuevas creíbles y posibles.

Urge reinventar los Acuerdos. Podemos ganar todos, especialmente la juventud. La Asamblea Legislativa es la casa de ciudadanos electos por el voto popular; ahí están excombatientes; están diputados representando a otra parte de la población: empresarios medianos y grandes capitales; están partidos minoritarios que tienen la llave en leyes trascendentales. Las dos fuerzas políticas mayoritarias deben deponer actitudes y ceder espacios. Para ganar todos unamos mentes consecuentes sensatas pero determinantes para tomar decisiones, solo así ganamos todos, especialmente nuevas generaciones.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons