Cerrar [X]

Buenos Días

Rescatar el espíritu de los acuerdos de paz

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

lunes 2, enero 2017 - 12:00 am

En dos semanas estaremos celebrando el XXV aniversario de los Acuerdos de Paz de Chapultepec, que pusieron fin a un sangriento conflicto armado, cuyas heridas aún no sanan totalmente. Las cicatrices de esas heridas permanecen visibles en el comportamiento diario de nuestra clase política que nunca entendió que debe buscar la armonía y la convivencia con los adversarios y no esa mentalidad de acabarse los unos a los otros.

Mucho se puede criticar de aquellos acuerdos, pero lo cierto es que desataron un espíritu de optimismo en este pueblo, provocaron un despegue económico y una revitalización de las fuerzas productivas del país. El Salvador se convirtió en aquellos años en un país admirable para sus vecinos y más allá del istmo.

Pero en 25 años el país ha visto cómo se ha ido deteriorando el estado de cosas y contemplamos estupefactos una clase política enfocada en sus intereses sectarios, antes que en los intereses nacionales.

publicidad

Fue difícil alcanzar los Acuerdos de Paz, sin duda. Mucho tuvo que abandonarse y mucho hubo que comprometerse y cumplir. ¿Puede rescatarse esa actitud ahora? Con buena voluntad sí, pero hay mucho qué renunciar, empezando por esa soberbia y prepotencia que caracteriza a los dirigentes más poderosos e irónicamente, más extremistas del país.

El país necesita acuerdos, necesita enfocar una visión no solo que nos saque de los graves problemas que sufrimos, sino que haga apuestas mínimas hacia el desarrollo socioeconómico, incentivando un clima de negocios que atraiga inversiones, que acabe con la confrontación absurda con los empresarios, que respete las instituciones, que impulse mayor transparencia y que traiga una paz real para todos. Ese es el espíritu de los Acuerdos de Paz que hay que rescatar, sin retóricas ni demagogias.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.