Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Respeto, feminismo y verdad

Carlos Alvarenga Arias / Abogado y MAE

miércoles 14, febrero 2018 - 12:00 am

La cantidad de reacciones y comentarios surgidos en desbandada en las redes en pro y en contra ya sea de la psicóloga o del vigilante nicaragüenses, me ha metido en la cabeza escribir algo al respecto, no sobre el suceso, sino sobre esos tres temas que titulan este artículo.

Resulta que una profesional increpó a un vigilante de un restaurante de comidas rápidas en Managua, en presencia del gerente, por haberse despedido de ella, cuando salía del negocio, no diciéndolo “adiós”, sino “adioooos”, lo que ella tomó como una falta de respeto, pues, según se deduce de lo que dice la muchacha en el video que filmó con su celular, el tono fue sexoso, morboso, promiscuo e irrespetuoso.

La gente, que no se calla nada, unos a favor del vigilante y otros a favor de la licenciada, decían, los primeros, que era exagerada la reacción de la chica, que era una exhibicionista, ridícula y su reacción muy desproporcionada. Por otra parte, el grupo que la apoyaba, lo hacía no tanto por ella sino por el hartazgo a los piropos (no importa si son ocurrentes, delicados, chistosos, simplemente no los soportan), y también en general al machismo, causa de tantas cosas malas contra las féminas.

publicidad

Yo hice un comentario en mi página de Facebook, haciendo un poco de burla a la exagerada reacción de la señorita, pero la verdad es un tema que hay que tomarlo con seriedad, porque en contraposición al respeto que sin duda se merecen las mujeres también está la búsqueda de la verdad.

La situación de la mujer a lo largo de la historia ha sido ciertamente desventajosa en relación al hombre, pese a que, incluso la misma raza humana le debe todo a ella, y no solo me refiero al acto de parir y preservar la especie, sino a lo que dicen los antropólogos, que en un principio, y antes de que el ser humano se volviera sedentario creando los orígenes de las urbes y ciudades, antes que se constituyera el patriarcado, la mujer fue por milenios el centro del grupo humano, de los inicios de la familia. Sí, la sociedad como tal se originó gracias a ella.


Hay una palabra básica que debe recordarse siempre, un derecho que tiene todo ser humano por el simple hecho de serlo, fundamento de la sociedad civilizada: el respeto.

La palabra se explica por sí sola, pero en la realidad muy pocos la aplican. Pareciera una mala broma que en Hollywood, caracterizado por sus luchas tendientes a la igualdad, haya una marcada diferencia en los salarios de hombres y mujeres, y más aún, que con tanto poder que tienen las mujeres de la industria, callaran los casos de acoso a las que han sido sometidas. Tuvo que ser una jovencita, aspirante a actriz, la que sacara el valor necesario para denunciar al defenestrado Weinstein y sacar a la luz lo que era un grito a voces: cuántas mujeres sufren por la sexualidad degenerada, depravada, animal de los hombres en general, y de los que tienen poder en particular.

Respeto es lo que se requiere, respeto sin límites, respeto a sus derechos, a su cuerpo, su mente. Respeto a su integridad, a sus oportunidades, a todo, incluso a su imagen en los medios de comunicación y la publicidad. No puede ser víctima de discriminación, menosprecio y eso se refiere hasta en la forma de dirigirse a ella, porque realmente hasta los piropos son molestos.

Ahora, todo ello no exime de probar en juicio que ha sufrido menoscabo a sus derechos, a su dignidad. No podemos de buenas a primeras, como sociedad civilizada que esperamos ser, que ante cualquier denuncia verbal ante los medios, que no tiene nada de formal, se crea a pie juntillas lo que una persona dice. Hay que probarlo. Hay que buscar la verdad. En eso tiene toda la razón el desquiciado del peluquín dorado.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.