Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Revolución 4.0

Roberto Cañas López / Académico, firmante de los Acuerdos de Paz

Miércoles 16, Agosto 2017 - 12:00 am

El Colegio de Profesionales en Ciencias Económicas realizará del 15 al 18 de agosto la Semana del Economista, este año el tema es: Las transformaciones de El Salvador en la Era de la Cuarta Revolución Industrial. El COLPROCE hoy pone en el debate nacional la necesidad de discutir temas que realmente cuentan.

La cuarta revolución industrial, también denominada revolución 4.0, corresponde a una novedosa manera de organizar los medios de producción que se apoya principalmente en bases tecnológicas. Mientras que las tres revoluciones industriales anteriores privilegiaron la manufactura a vapor (1.0), la producción en serie (2.0), los recursos automatizados (3.0), y en la cuarta revolución industrial se trata de una fabricación informatizada.

La Industria 4.0, concepto que fue acuñado en Alemania, describe la fábrica inteligente con todos sus procesos informatizados e interconectados por internet. Se caracteriza por la incorporación de análisis e integración de los grandes datos de información de forma horizontal y vertical, y por la extensión del “Internet de las cosas”. Se refiere a la posibilidad de interactuar a través de la red mediante el uso de microprocesadores dentro de los objetos, reduciendo con ello el tiempo y las acciones humanas. Ya se ven muchos procesos 4.0 en la industria química, energética, alimentaria, el sector automovilístico, la gestión del almacenamiento y la distribución de mercancías

publicidad

Por el bien del país ya es tiempo que funcionarios de gobierno, rectores de las universidades, trabajadores y empresarios empiecen a familiarizarse con los conceptos de: el Internet de las Cosas, big data, impresión 3D, robotización y sensorización. No se trata de temas imposibles que están fuera de la realidad, son temas de gran actualidad e importancia.

El Salvador productivo, debe ponerse a la altura de las circunstancias y preparar jóvenes que cuenten con las competencias adecuadas para insertarse a la revolución 4.0.Es un desafío para el gobierno formar esta fuerza laboral del futuro y también ayudar a los trabajadores que actualmente están en el mercado de trabajo a que puedan hacer la transición a esta nueva economía


A las universidades les toca dar el primer paso: deben incluir en el pensum de las carreras de las ingenierías los conocimientos y destrezas que necesitan los estudiantes para la cuarta revolucion. Entre esas habilidades se pueden mencionar: el manejo de información en la nube, conocimientos de robótica, conocer mejor el tema de simulaciones, manejo de realidad virtual; los nuevos profesionales deben ser capaces de diseñar procesos con el internet de las cosas, big data y seguridad informática.

El Viceministerio de Ciencia y Tecnología nos debería de sorprender proponiendo un plan para la cuarta revolución industrial: que podría llamarse: Iniciativa El Salvador 4.0; este proyecto sería el instrumento que contribuiría a insertar a la Nación en la nueva realidad mundial.

Al programa le correspondería tener como objetivo formar recursos humanos, modernizar los sistemas de producción, proponer un nuevo modelo de negocios que use manufactura con tecnología avanzada.

Entre los objetivos del Plan El Salvador 4.0 deben estar: impulsar el desarrollo industrial, el empleo y las capacidades laborales de alto valor agregado; potenciar los sectores industriales de futuro de la economía; desarrollar un ecosistema para posicionar al país como un referente internacional en economía e Industria 4.0

El papel del Gobierno debe ser coordinar los esfuerzos de las universidades, los sindicatos y la iniciativa privada, para emprender el cambio de los programas industriales hacia una plataforma digital que se ponga al día con la realidad mundial.

Algunos pensarán que al hablar de revolución 4.0 nos referimos a países como Estados Unidos, Alemania, China Continental. No, México, Chile, Egipto y otras naciones ya migraron hacia estos procesos.

Alguien me dirá que todo esto de la revolución 4.0 es fantástico, pero que en El Salvador esto no está pasando. En parte es cierto, en el país se ha hecho poco o nada. Pero tomen nota que en El Salvador hay 10 millones de celulares y aprecien las posibilitadas ilimitadas que permite tener a millones de personas conectadas a teléfonos inteligentes: da lugar a un poder de procesamiento, una capacidad de almacenamiento y un acceso a conocimiento sin precedentes. Se pueden realizar transacciones de dinero desde un celular. En Ecuador están implementando el sistema “Efectivo desde mi Celular” que  es un medio de pago electrónico.

En San Salvador ya funciona una compañía de taxis que no tiene carros: Uber y la principal empresa de hoteles y viviendas no tiene edificios, se llama Airbnb y se puede acceder a ella con un click.

La revolución 4.0 va a llegar completamente al país. La discusión es si llega más o menos rápido. No hay vuelta de hoja, hay que involucrarse. Los sectores que se opongan al cambio tecnológico serán los perdedores.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Salvadoreños en los Estados Unidos

Todos debemos aportar en la construcción de una estrategia de ayuda a nuestros connacionales en el ...

MÁS INFORMACIÓN
Buscar soluciones a problemas y no culpables

Los problemas del país son demasiado serios para dejarlos en manos de la clase política. Se necesi...

MÁS INFORMACIÓN
¿Estamos en una situación de guerra?

Lo que está en juego hoy es: Si nos decantamos por definir la situación delincuencial como una gue...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.