Cerrar [X]

Conectados

Rusia podría convertirse en un país sin testigos de jehová

Redacción web / DEM

jueves 13, abril 2017 - 2:25 pm

Parece ser que Rusia sería un país que busca liberarse de los  testigos de Jehová, al menos es lo que se ha dado a conocer en las últimas semanas. Más de 170.000 personas podrían ser incluidas en la lista de extremistas en ese país.

La última acción fue que el Ministerio de Justicia incluyó la sede de la denominación, ubicada cerca de San Petersburgo, en una lista de organismos prohibidos “en conexión con la realización de actividades extremistas”.

Durante los años de la Unión Soviética el servicio de inteligencia KGB los observaba como descontentos políticos y espías en potencia. Ahora tienen a la Iglesia Ortodoxa Rusa y al presidente Vladimir Putin en contra, asegura que son un desafío a los valores tradicionales que representan.

publicidad

Según informó The New York Times, “el extremismo, definido por una ley aprobada en 2002 pero enmendada y ampliada varias veces desde entonces, se ha convertido en un cargo multifunción que se puede utilizar contra casi cualquiera, como se lo ha hecho con algunos de los participantes en las recientes protestas anticorrupción en Moscú y muchas otras ciudades”.

La razón por la cual se podría prohibir al culto es paradójica: “el supuesto extremismo parece derivar principalmente de la oposición absoluta a la violencia, una postura que enfureció a las autoridades soviéticas y ahora a las rusas”, detalló el periódico estadounidense. El grupo se opone al servicio militar, no vota y evita las celebraciones patrióticas, como los eventos por la anexión de Crimea en marzo de 2014.


“No participan en política, pero eso en sí es visto como una desviación política sospechosa”, dijo Geraldine Fagan, autora de “Believing in Russia – Religious Policy After Communism” (La fe en Rusia: política religiosa tras el comunismo).

“La idea de una actividad religiosa independiente y pública, que esté fuera del control —y también es indiferente— del estado, hace que suenen toda clase de alarmas en la Iglesia Ortodoxa y los servicios de seguridad”, dijo.

 

El culto, que surgió en los Estados Unidos en el siglo XIX, tiene unos 100 años en el país.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.