Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Salvadoreños en los Estados Unidos

Roberto Cañas López / Académico, firmante de los Acuerdos de Paz

miércoles 13, septiembre 2017 - 12:00 am

El canciller y diputados de la Asamblea Legislativa de todos los partidos sostienen este día reuniones con congresistas y senadores de los Estados Unidos para buscar la continuidad de beneficios migratorios para los salvadoreños. Tratan de conseguir apoyos para proteger a 190,000 salvadoreños que serían afectados si se suspende el TPS y  28,000 jóvenes soñadores que hoy están amenazados con la deportación.

Es positivo que finalmente todos los partidos políticos por encima de sus diferencias viajen juntos a los Estados Unidos. Ya es tiempo que comprendan que deben enfrentar el fenómeno de la migración desde un enfoque de derechos humanos, que este es el marco ético-normativo que deben de adoptar para planificar acciones conjuntas, asumir compromisos y buscar soluciones para enfrentar correctamente la problemática de la migración.

El canciller y los diputados no deben olvidar que los conservadores antimigrantes permanentemente se han opuesto a DACA y que la orden ejecutiva que dio origen a esta medida fue producto que Obama, frustrado por la incapacidad del congreso para aprobar una reforma migratoria buscó dar protección a jóvenes, asegurándoles temporalmente  su estancia legal con el derecho de trabajar, salir y entrar al país, conducir un automóvil, recibir beneficios sociales y tambien pagar impuestos.

publicidad

Hoy  existen dos problemas graves: en estos seis meses que tiene el Congreso para aprobar una ley para los jóvenes; las autoridades migratorias de los Estados Unidos, discrecionalmente, pueden rescindir los permisos a cualquiera de quienes se acogieron al programa sin previo aviso; y “la migra” tiene toda la información de los 28,000 mil jóvenes salvadoreños que solicitaron ser incluidos en el programa.

Hay que tomar en cuenta que los dreamers son jóvenes que  llegaron cuando tenían 4 años, crecieron en los Estados Unidos, muchos tienen títulos universitarios, buenos empleos y hablan bien inglés. Que los deporten significaría para ellos un cambio total en sus vidas, en El Salvador no tendrían las mismas oportunidades de estudio, ni los trabajos que tienen ahora. Las consecuencias de la deportación para estos muchachos serían desde el punto de vista emocional y social muy graves. Estos jóvenes se merecen un futuro mejor a la incertidumbre y el temor en que hoy viven.


El futuro de nuestros compatriotas en los Estados Unidos es incierto, la única posibilidad que tienen los “dreamers” de evitar ser deportados y poder trabajar legalmente cuando el beneficio temporal termine por completo es que el Congreso apruebe una ley que les conceda protección de manera permanente

Al analizar los posibles escenarios en materia de políticas migratorias estadounidenses  DACA se puede considerar como un adelanto de la decisión que estaría tomando la administración de Donald Trump al momento de revisar una nueva renovación del TPS.

Legalizar a los soñadores no está fácil, líderes republicanos en la Cámara Baja del Congreso norteamericano, ya plantearon cual es la moneda de cambio para aprobar un acuerdo que legalice a los soñadores: más medidas de seguridad fronteriza sumadas al endurecimiento de las políticas de deportación.

En términos prácticos la política del Congreso norteamericano se encuentra ya con una agenda topada de temas pendientes como la reforma tributaria, de salud, y cuestiones nuevas como aprobar un paquete de reconstrucción de Houston y Miami después de la tormenta Harvey y el huracán Irma

Además que la hora de la aprobación del presupuestos 2018 ya llegó y los relojes económicos están todos listos para esta coyuntura clave que se define en diciembre, cuando el Congreso tiene que aprobar el nuevo presupuesto del gobierno federal y ahora los dos partidos tienen que ponerse de acuerdo en diciembre sobre varias cosas: legislación migratoria, presupuesto federal y el techo de endeudamiento todo en un mismo mes y quizás en combo.

Todos debemos aportar en la construcción de una estrategia de ayuda a nuestros connacionales en el exterior, pero también es necesaria una propuesta nacional que tenga como eje articulador el derecho a no migrar, esto implica hacer crecer la economía, crear más empleo y mejores condiciones de vida para que las personas no se vea obligada a irse del país, no perder sus raíces es “quizá la más importante y menos reconocida necesidad del alma humana”.

Vivimos tiempos electorales, los partidos políticos deberían organizar foros de Consulta, para construir una política para los salvadoreños en el exterior. Sería un aporte para su Plataforma Electoral 2018/2019, deben abrirse espacios donde se puedan escuchar y tomar en cuenta las opiniones de todos.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Presupuesto 2018 a cambio de pacto de transición

Todo anda mal si en reuniones privadas, se busca llegar a acuerdos que después se aprobarán durant...

MÁS INFORMACIÓN
Migración en el centro de la vida del país

En fin seguiremos esperando la decisión sobre el TPS, pero no hay que hacerse ilusiones, la decisi...

MÁS INFORMACIÓN
Controlar las zonas calientes de la delincuencia

Las acciones policiales deben implementarse en zonas específicas. No hay donde perderse, está comp...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.