Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Se fue el senador McCain

Carlos Manuel Echeverría E. / Exembajador de Costa Rica

martes 28, agosto 2018 - 12:00 am

Me ha dolido la partida del Senador por Arizona John McCain,  una descollante figura a nivel de la nación estadounidense y allende.

Posiblemente no sería Republicano si fuera estadounidense, a pesar de que los republicanos abrazan muchos de los valores liberales de la democracia occidental, que considero míos, pero me molesta su negativa actitud hacia el papel del aparato estatal, que si es equilibrado, a mi juicio se convierte en el moderador de los excesos en que puede incurrir la economía de mercado e impulsor de efectivas políticas sociales, lo que también tiende a molestar a los republicanos.

John McCain, héroe nacional y hombre bravío que dedicó gran parte de su vida al servicio público y a enaltecer la noble y necesaria profesión, desprestigiada por muchos no integralmente preparados para ejercerla, de la política. Fue un hombre decente, noble, consecuente con su bien definido credo político, un caballero y uno que no jugaba con la esencia de la democracia, como sucede hoy en día cada vez con mayor frecuencia y variedad de escenarios.

publicidad

No siempre estuve de acuerdo con él en sus análisis sobre temas que afectaban lo que me concernía, pero siempre respeté sus argumentos, por lo general sólidos. Sin restarle méritos al Presidente Obama, quien goza de mis simpatías, pienso el Senador McCain hubiera sido un buen presidente. No fue su momento cuando compitió por la Presidencia.

Hoy más que nunca, los republicanos, los demócratas y la democracia norteamericana, necesitan a políticos del fuste de John McCain, para mantener el debate político y el sistema democrático a la altura que se espera de nuestro cercano e influyente vecino y todavía la primera potencia del mundo, la que muchos comentaristas destacados que leo, consideran  se está resquebrajando, en virtud del manejo actual de la política, influenciada por una difícil de explicar metamorfosis de la dirigencia del Partido Republicano, que da la impresión  haber perdido el rumbo e interesarse fundamental en mantener el poder por intereses más que por principios, perdiéndose el sano equilibrio entre unos y otros, salvo que estén esperando a  que pasen las elecciones de noviembre del 2018, recoger velas y retomar su ideario. Ojalá fuera así.


Soy de los que creen que uno de los problemas principales de los partidos políticos de hoy en día es la falta de definición ideológica; el dogmatismo extremo paraliza; el pragmatismo extremo, la negación y el descrédito ideológico, llevan a los políticos y gobernantes y por definición a sus países, al despeñadero; todo vale en el pragmatismo extremo y facilita el que gente no adecuadamente formada, tome el control de los partidos y los cargos estratégicos. Dificulta además el proceso electoral, pues el votante se pierde y se deja llevar por superficialidades que luego se hacen notar, para desgracia de la ciudadanía. John McCain, posiblemente el último de los republicanos que le hacía honor al ideario de su partido, no veo otro u otra de fuste en este momento, siempre luchó contra el “todo vale”, errado o acertado en el fondo de sus planteamientos, en relación con la agenda en debate.

Aún recuerdo cuando a principios de los 70s, mientras estudiaba en Boston, Massachusetts, leía y veía en la televisión casi que primitiva de aquellos tiempos, las crónicas relacionadas con aquel POW (“prisionero de guerra”) en la infame prisión apodada “Hanoi Hilton”. Jamás creí que llegaría tan lejos y que hiciera tanto por su país y por mantener el vaivén político a un nivel de excelencia propio de la nación estadounidense, necesario si es en buena lid e implementado por gente bien formada, el mejor camino para diseñar y evaluar la política pública en sus diferentes dimensiones. Descanse en paz Senador McCain. Lo hemos extrañado en los últimos meses y por razones más que de respeto, admiración y agradecimiento, creo lo vamos a extrañar más en el futuro.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.