Cerrar [X]

Blog

martes 1, diciembre 2015 | 10:48 am

En El Salvador el secuestro fue el negocio de los años noventa para las estructuras criminales, luego de la firma de los acuerdo de paz en 1992, se inició la reconstrucción y la ruta de la reconciliación, pero también surgieron bandas delincuenciales en un primer momento semi organizadas que después fueron mutando y mejorando su accionar delincuencial, iniciaron con robos y hurtos al patrimonio, hurto y robos de vehículos, asaltos a mano armada, robos a cajeros automáticos, asaltos a bancos entre otros hasta que llego la modalidad del secuestro en época de paz, ya no con motivaciones políticas.

Fue con la contribución, estrategia, logística, y liderazgo de la empresa privada representada en ANEP que se conforma un patronato anti secuestro que fue efectivo y modelo en América Latina que logro erradicar dicho delito en las tasas y niveles de esa época finalizando el siglo anterior apoyando a la FGR y PNC, y desde entonces se mantiene ese delito con índices bajos y bajo control de las autoridades. Los casos que se presentan tienen una participación exitosa de las Unidades Elites de la FGR y PNC logrando capturas y condenas de estas estructuras.

Debido a esta experiencia exitosa del patronato de la empresa privada durante muchos años el secuestro como tal no ha sido una preocupación de la sociedad salvadoreña; pero la delincuencia como parte del crimen organizado siempre está en constante cambio y prácticas de nuevas modalidades que les permitan obtener dinero para financiar sus actividades, compra de armas, drogas, pago de abobados y otros, es así como se presenta desde hace varios años el denominado “SECUESTRO EXPRESS”,  es una modalidad de secuestro extorsiono, aunque es premeditado, se realiza de forma aleatoria, sin conocimiento en la mayoría de los casos de a quien se secuestra. Buscan a sus víctimas en las gasolineras, estacionamientos de centros comerciales, bancos, locales comerciales, oficina o residencia. En nuestro país es conocido y registrado por las autoridades como PRIVACIÓN DE LIBERTAD.

 

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES DE UN SECUESTRO EXPRESS

  • Es de corta duración con el único objetivo de obtener de la forma más rápida posible dinero en efectivo por lo general producto de tarjetas de débito o crédito. No les interesa hacer daño a la víctima.
  • El 90 % de los secuestros  ocurre en horas de la mañana y las víctima preferidas son mujeres.
  • 90 % de las víctimas es una mujer sola en un carro; 70 % dos mujeres solas; 50 % un hombre y una mujer, y menos del 50 %: dos hombres en un carro.
  • Las víctimas de encuentran en el segmento de clase media
  • Se utilizan vehículos con reporte de hurto y robo activo, taxis sin registro legal conocidos en nuestro país como “piratas” que siguen proliferando sin control de las autoridades, o en el vehículo de la víctima que generalmente puede ser robado como una situación colateral no como objetivo principal
  • Dos o tres individuos son los que participan activamente en el hecho
  • La extravagancia, exhibicionismo, distracción, uso de teléfonos inteligentes al salir de un lugar, hablar por el celular en todo el momento son los principales parámetros que los delincuentes toman en cuenta al escoger a sus posibles víctimas. Menos del cinco por ciento serán tomadas a la suerte.
  • No tienen la capacidad, ni logística, para mantener secuestrada a una persona por un espacio mayor a una o dos  horas en promedio

CÓMO PREVENIR  EL CONVERTIRSE EN VICTIMA DE UN SECUESTRO EXPRESS

  • Debemos tener plena conciencia que las autoridades no pueden cuidar de manera individual a cada salvadoreño, lo que significa que cada uno debe tomar sus medidas de auto protección. Sea proactivo.
  • Sea mesurado con su apariencia personal, el mostrar joyas en exceso, el tipo y marca de ropa son parámetros que la delincuencia sin duda toma en consideración  para seleccionar   “blancos”
  • Atienda las múltiples recomendaciones de las autoridades de no hablar por teléfono móvil cuando sale de una instalación o al conducir su vehículo
  • No revise correos electrónicos, redes sociales, fotografías, navegación, en su teléfono inteligente en un lugar que no sea seguro
  • No cuente el dinero en efectivo producto de retiro en agencias bancarias en público, a la vista de todos los usuarios. Tome en cuenta que si tiene una diferencia en la suma entregada usted puede regresar a la agencia y solicitar una revisión a la caja donde fue atendido, además existe video vigilancia por cada cajero.
  • Estacione  en posición de salida o retroceso esto facilita que abandone su lugar de estacionamiento y le permite visibilidad de amplio panorama
  • Modifique en lo posible sus actividades, no sea predecible
  • Mucho cuidado con el uso de cajeros automáticos, al ingresar su clave y retirar o depositar el efectivo ahora que se cuenta con cajeros con esta función en algunos bancos en El Salvador

QUÉ HACER SI ES VICTIMA DE UN SECUESTRO EXPRESS

  • Si no considero las recomendaciones anteriores, y es víctima de la delincuencia en esta modalidad de secuestro sea inteligente y tenga paciencia. Controle sus emociones
  • No debe ser complaciente, pero tampoco estar cerrado a todas sus demandas; nunca diga “NO”
  • Tenga respuesta claras y contundentes a los delincuentes, NO MIENTA, si lo detectan podría usted mismo propiciar que actúen con mayor violencia y ponga en riesgo su vida
  • Existe una premisa básica no cambie el lugar de ubicación actual de un lugar abierto a un lugar cerrado o cautiverio, esto brinda mayores recursos a los delincuentes
  • Nunca pretenda que se dirijan a su residencia, esto pondría en riesgos a más personas, y generalmente termina con lesionados o fallecidos
  • No proporcione información a los delincuentes que ellos no tienen sobre su persona, no revele su domicilio, a que se dedica, su nivel social
  • No trate de impresionarlos con frases como: “no sabes con quien te están metiendo” “se van arrepentir” “yo soy familia de…., “conozco a”
  • Trate en todo momento de no comportarse como víctima, hable con firmeza y negocie con lo que cuenta en ese momento.
  • No provoque, ni enfrente a los delincuentes, recuerde están armados y posiblemente bajo los efectos de drogas y alcohol