Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Seguirá El Salvador en la lista?

Dr. Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 14, agosto 2017 - 12:00 am

Los acontecimientos políticos que se desarrollan en Venezuela impactan y han puesto en alerta a los países del mundo debido a que se debate el método de imposición de un sistema de vida que pretende un cambio radical de vivir en libertad, o a un sometimiento esclavista moderno. En realidad, lo que se pretende imponer en Venezuela, es un Estado totalitario donde la primera y la última voluntad, la conserva el Estado, llueva o truene, y el ciudadano no tiene más alternativa que obedecer.

En América, Fidel Castro impuso este método, cuando triunfó su revolución, debido al descontento que la dictadura de Fulgencio Batista mantenía sobre la Isla. Un pueblo cansado vio con complacencia a un libertador del sistema corrupto y opresivo y aprobó la llegada del líder, sin imaginárse lo que vendría detrás de la toma del poder por los revolucionarios.

En aquel momento, y debido a la euforia de la liberación, fue relativamente fácil eliminar cualquier brote de descontento, porque la solución de cualquier problema se solucionó, con mandar al disidente opositor al paredón de fusilamiento, y problema resuelto.

publicidad

A los pocos meses de gobernar, se fue imponiendo un régimen que ha logrado sobrevivir casi sesenta años, bajo una férrea dictadura liderada por los hermanos Fidel y Raúl Castro. Estos hermanos no se bastaron con someter a la llamada perla de las Antillas, sino que dispusieron exportar el método a otras naciones americanas, e instalaron el sistema de guerra de guerrillas, que bajo la “ilusión” de proteger a los pobres, tomó cuerpo y se propagó a varios países de la América Latina, donde se logró instalar, bajo la fuerza y el engaño, con un sistema similar al cubano.

El cambio mas dramático ha sido el impulsado por el militar Venezolano Hugo Chávez, que a su fallecimiento, ha dejado en su lugar a un rudimentario presidente –Nicolás  Maduro- quien con un grupo de allegados ejercen el control del Estado, contra viento y marea, irrespetando normas e irrespetando la primera ley del Estado –la Constitución- sustituyéndola por otra a elaborarse a la medida de las necesidades artificiales del grupo gobernante, y con total irrespeto a la voluntad de la población.


Este intento de legitimar un proceso abusivo, de modificar el estatus de la nación, ha producido un rechazo interno y externo, de pueblos y gobiernos del concierto internacional de naciones, que tiene al continente americano en una zozobra nunca antes imaginada en los países democráticos de América.

Tan irregular proceder ha generado que al intento de instalar una Constituyente, se le haya dado en llamar la constituyente cubana, y más lejos aún, la prostituyente cubana, que bajo un fraude declarado por la empresa que contó los votos, ignora los resultados y pretende imponerse al pueblo bajo un avergonzante silencio de la Fuerza Armada venezolana.

De esta forma, Venezuela se encuentra ante la inminente amenaza de una guerra civil, alentada por una feroz escasez de alimentos y artículos de primera necesidad, que ha hecho que la gente salga a las calles a exigir sus elementales derechos para su sobrevivencia.

Ante este triste panorama, se ha conocido de algunos indicios de insurrección dentro de las fuerzas armadas venezolanas, que a la larga será quienes definan el destino de la otrora rica nación petrolera sudamericana.

Nuestro gobierno, con antecedentes ideológicos bien marcados y con un historial de una guerra civil nacional ha demostrado su apoyo al régimen, pese a los inconvenientes que tal postura le acarrea con el gran aliado del norte, los EE.UU., y a quien comienzan a irrespetar con señalamientos de intervencionista, imperialista, y señalamientos irrespetuosos contra su representante diplomático.

La verdad sea dicha, nadie sabe en qué forma se resolverá el problema venezolano, pero lo que si podemos visualizar es que nuestro gobierno como simpatizante incondicional del gobierno venezolano, asumirá los “beneficios” del sistema socialista. Dios proteja a El Salvador.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.