Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Si yo fuera candidato a diputado

martes 17, febrero 2015 - 6:18 pm

Si yo fuera candidato a diputado trataría de hacer una campaña cercana a la gente y lo primero que haría es dejar las falsas promesas, pensar como la gente común y no vendería una imagen cargada de mentiras, vanidades y humo. Falsa.

Constitucionalmente todos los salvadoreños somos iguales y por ende, sería un enemigo acérrimo del fuero. Pediría legislar para que el fuero existiera solo para proteger a los parlamentarios estrictamente en el ejercicio del cargo y por las opiniones políticas, toda vez que no vayan cargadas de calumnias y       difamaciones.

Propondría que si un diputado cometiera un delito en su vida privada o fuera del ejercicio parlamentario, que sea procesado como cualquier otro ciudadano.

publicidad

Prometería desligarme de las líneas verticalistas del partido y declararía abiertamente que al llegar al cargo obedecería exclusivamente a las necesidades de la ciudadanía y a la conciencia social. En plena campaña no me vestiría con los colores del partido ni me haría fotos con políticos desgastados. No gastaría tanto en publicidad mediática y le apostaría al “cara a cara”, a las redes sociales y a decir la verdad. Escucharía a la gente antes de que ellos me escuchen y retaría a los contrincantes a debatir de cara a la población.

No contrataría casas encuestadoras porque éstas casi nunca le pegan a los resultados y buscaría hacer alianzas con las comunidades, más que con instituciones u organismos fantasmas. Platicaría con las víctimas de la delincuencia, más que con los delincuentes, y diseñaría un plan de seguridad asesorado y propuesto por quienes viven en carne propia las consecuencias de la delincuencia.


Haría una campaña AIDA (Atención, Deseo, Interés, Acción) y me ofrecería como futuro funcionario AEIOU (Amigable, Ecuánime, Inteligente, Organizado y Útil). Mi campaña buscaría llamar la atención de los votantes a partir de sus mismas necesidades y anhelos, para que sientan el Interés de participar y conocerme y el Deseo de construir una propuesta que finalmente se decante en la Acción de votar por mí al sentirse digna y debidamente representados.

Y lo haría a través de la fórmula del liderazgo AEIOU, para que ellos sepan que yo sería un diputado Amigo y no alguien que tras llegar al cargo busca la forma de satisfacerse personal y políticamente. Como Amigo buscaría ganarme la confianza ciudadana con base a un trabajo productivo en busca de resolver las necesidades de quienes confían en mí. Haría propuestas amigables y por ende promesas verdaderas, realizables y con mucho criterio.

Trataría de mostrarme siempre Ecuánime, respetuoso de las leyes, de las normas de convivencia social y de las diferentes ideologías. Respetaría a todos, independientemente de si piensan o no igual que yo, procuraría ofrecerme como alguien con el tino suficiente para no perder la cordura y para saber escuchar a los demás.

Le apostaría a ser Inteligente desde el punto de vista emocional para mantener siempre la ecuanimidad y las mejores propuestas, con criterio y fundamento. Ser inteligente es estar al lado de la razón, porque los inteligentes actúan razonablemente y no se dejan influenciar por el entorno cuando éste está viciado.

Buscaría ser Organizado, para tener tiempo para atender siempre a la gente, para cumplir debidamente con las promesas, para no perderme en discusiones estériles cargadas de sinsentidos. Crearía una oficina de puertas abiertas tratando de ser el vehículo desde el cual las comunidades pueden hacer sus planteamientos y propuestas de legislación.

Sobre todo buscaría ser Útil para la población, independientemente de si es afín o no al partido que me llevó a la diputación. Votaría desde el punto de vista del servicio al país y a la sociedad, de tal manera que no me amarraría a ningún criterio político o partidario y votaría con conciencia sin importar de quién o quiénes surgen lasiniciativas  de ley. Sería un funcionario útil y promovería la utilidad legislativa, denunciando viajes innecesarios, viáticos superfluos, abusos en la institución, negociaciones bajo la mesa, gastos onerosos, procesos amañados y toda irregularidad de la que tuviera conocimiento.

Afortunadamente, pese a las propuestas recibidas, no soy candidato a diputado y tal vez por eso me permito soñar como todo ciudadano. Yo sueño con diputados AEIOU. Sueño con una Asamblea Legislativa transparente y servicial formada por los mejores hombres y mujeres de este lindo El Salvador.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.