Cerrar [X]

Blog

miércoles 19, julio 2017 | 8:23 am

Meditación: REZANDO JUNTOS, Miércoles 15ª semana del TO. San Mateo 11. 25–27. Ciclo A.
En este dìa miércoles de la 15ª semana del TO. Siempre bajo la mirada divina, comencemos esta meditación, con gran confianza.
Yo te busco, Señor, y deseo acercarme y aprender de ti. Sé que hablas a mi alma y que deseas mostrarme el camino. Ayúdame a ser dócil a tu voluntad, a no querer imponer mi punto de vista, sino a abrirme a tus designios, al plan de vida que tienes preparado para mí. Haz que, siendo tu fiel servidor, yo pueda hacer que los demás te conozcan y amaen.
Meditemos en el Evangelio de San Mateo 11. 25–27.
Señor, tu me das ejemplo y me enseñas a orar. Hoy levantas Tu voz y tu mirada a Dios, en un ambiente de intimidad, silencio, cercanìa, y te diriges a Dios: “Te alabo, Padre, del cielo y de la tierra. Asì es, nos revelas la presencia de Dios, Dios que es Padre, què gran revelación, còmo te lo agradezco, Señor. Dios es Padre y es el Señor del cielo y de la tierra. Què cada dìa te llame, como lo hizo Jesùs. Abba, papà… Gracias porque me lo has revelado y lo he entendido, no todos han recibidido este regalo, pues a los sabios y entendidos, se los has ocultado.
Señor que no pierda la sencillez de mi corazón, para que siempre te sienta cercano, bueno, que me cuida, me protege, me auxilia, me perdona. Què Papà tan especial eres para mì.
Jesùs, eres el primogénito de toda creatura, la Imagen de Dios invisible, el rostro de la misericordia de Dios, en tì està el fundamento de todas las cosas creadas, del cielo y de la tierra, todo fue creado por medio de tì, y en tì tienen su consistencia. Que en este dìa descubra que el Padre ha puesto todas las cosas en tus manos, y cada dìa me incline ante tì, con sumo respeto y agradecimiento, pues gracias a tì se me han abierto las puertas del cielo, Tù me las abriste con tu sangre que derramaste en la Cruz.
Me has revelado al Padre, porque has querido, y el Padre ha querido que yo te conozca a tì, fuente y sentido de mi vida. Gracias mi Señor, por esta oportunidad tan especial de poder experimentarte y realmente sentir que caminas junto a mì y me tomas de la mano.
No estoy solo, voy contigo, por eso tengo seguridad y puedo superar todas las dificultades, me siento acompañado por tì y eso trae paz a mi corazón. El mundo vive tan inseguro, con tantos miedos, con tantas insatisfacciones, porque no te ha querido aceptar. Padre muéstranos a Jesùs, lo necesitamos.
Hoy Señor, mi propósito en este dìa es: a ejemplo tuyo, buscar ser un alma especialmente agradecida con las personas con quienes conviva, o incluso con alguna que esté lejana, pero que podría contactar para saludarla, còmo no mandarle un mensajito, para decirle, que Dios la Ama.
Queridos Niños, hoy levanten su mirada a Diosito, y díganle, Padre te amamos y sabemos que estàs junto a nosotros protegiéndonos y cuidándonos, siempre nos enseñas el buen camino, por eso te damos gracias por este dìa,. Seamos buenos niños llevando alegría a los demàs.
P. Dennis Doren, LC