Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Sobrenatural

Rafael Domínguez / Periodista

miércoles 7, marzo 2018 - 12:00 am

Algunos preguntan ¿qué pasó el domingo? ¿Cómo se entiende el resultado? ¿Por qué los votantes del FMLN son tan bajos en número? Y hay algunas respuestas basadas en el análisis de todos los días:

  1. a) El resultado refleja la desconexión entre el partido y su base de electores y más con el votante de clase media que les dio el voto en las últimas dos elecciones esperanzado en los cambios; b) El resultado hay que entenderlo por las decisiones erróneas tomadas por el partido ante las críticas internas sobre corrupción, abuso de poder, incapacidades personales, creación de argollas de poder y los desastrosos negocios ALBA que no beneficiaron a nadie ni tienen explicaciones ante nadie, pese a constituirse con fondos públicos y bajo el concepto de “utilidad pública” o “empresas sociales”; c) El resultado implica a un Presidente ausente y con baja capacidad de negociación, con un discurso trillado, sin interacción con la población y cerrado a ver en Estados Unidos el aliado económico del país; d) El bajo número de votantes, podríamos decir, obedece al desencanto de un ala más radical dentro del partido rojo que considera que el FMLN se derechizó y se convirtió en una S.A. de C.V. y es más parecido a ARENA que a lo que Venezuela y Cuba o Nicaragua dictan cuando se habla de Socialismo.

Un ala que reclama la presencia de los ideales de Schafik más que la visión de acumular poder económico como principio del establecimiento del poder político, esto último es el discurso de Nayib Bukele expulsado del partido por cuestionar y criticar a la Comandancia General, una visión que pidió anular el voto o no votar y que tuvo su respuesta en el lado menos esperado, pues lo que creía era poder afectar con el rencor a los partidos de “siempre” una baja en el voto de derecha que dudaron pudiera volver a confiar en ARENA (tiro por culata).

Todo eso podría ser o no , pero cuando la respuesta a un fenómeno no tiene razones lógicas solo queda lo sobrenatural, algo a lo que no debemos perder de vista y lo sobrenatural viene de Dios, porque Él es quien “muda los tiempos y las oportunidades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos” (Daniel 2:21). A mí no me cabe duda que lo que pasó el domingo tiene más de esto que de todo lo lógico y analítico que podamos tener o acaso ¿no es ilógico o sin sentido que el 50 % o más de los votantes del partido FMLN que ocupa el ejecutivo y por 10 años ha tenido el poder legislativo no haya ido a votar? ¿Y que el partido de oposición gane más con menos votantes propios que la última elección?

publicidad

Lo sobrenatural se explica cuando entendemos que El Salvador es un país de creyentes, donde el 90 % de personas estamos contra el aborto, contra el matrimonio homosexual y contra todo aquello que contraríe los principios de la fe cristiana, incluyendo el marxismo, el comunismo, el socialismo ateo y que todos sabemos es contrario a los principios bíblicos. Dios ha hablado y muy claro: este país le pertenece, lleva su nombre y Él, como soberano, ha definido que este país merece algo mejor.

Las mayorías han hablado y no hay duda, han sido motivadas por lo que usted quiera, lo importante es el resultado; no lo digo por la bandera o signos ganadores, sino por lo que representa el detener un avance o consolidación del sistema socialista en el país; aquí se detuvo, no avanza más y El Salvador tiene ahora, con un nuevo liderazgo, la oportunidad de comprender que sin Dios no somos nada, pero que confiando en Él podremos salir adelante.


Los fenómenos electorales inexplicables de Guatemala y Costa Rica nos dicen que es posible que hombres con visiones diferentes pueden y deben gobernar; que con justicia divina, con amor genuino y respetando la ley de Dios y la de los hombres un mejor futuro nos viene.

Si alguno ha de reflexionar lo que ha pasado que lo haga de rodillas, clamando por sabiduría y por una mente renovada, para que todos caminemos hacia un solo futuro y en un solo abrazo como salvadoreños. La lógica humana nos confunde y nos traiciona, por eso, con sus poderes sobrenaturales, Dios se encarga de recordarnos a dónde ir y a quién mirar en la necesidad; éste es el tiempo para convertirnos en verdaderos guerreros de la fe, la justicia y la paz, y no en guerreros de conquistas terrenales; éstas ya vemos son vulnerables en un instante y de manera sobrenatural.

Los que han ganado un cargo deberán reflexionar el gran compromiso que se adquiere ya que han llegado por ese poder sobrenatural, ese poder extraño que dejó un “buen” ambiente el domingo, un ambiente sereno, fraterno y muy ciudadano; ese ambiente con el que incluso nos dormimos temprano, sin exaltaciones ni declaraciones; eso es lo que Dios quiere para su nación; bajo esta sobrenaturalidad puedo decir que en estas elecciones no hay perdedores, solo ganadores.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.