Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Soldado avisado no muere en la guerra

Armando Rivera Bolaños / Abogado y Notario

Editorial & Opinion | Diario El Mundo

Viernes 10, Marzo 2017 | 12:00 am

Decían mis abuelos (Dios en gloria los tenga), que quien no oye consejo no llega a viejo y, por su parte, los familiares que sirvieron su tiempo en los cuarteles solían repetirme que “soldado avisado, no muere en la guerra”; en esa forma sencilla trataban de explicarme los beneficios que derivan de saber escuchar a las personas con mayor experiencia a la nuestra o, por lo menos, que poseen algún grado de conocimiento mucho mejor y que, por lo tanto, saben advertir los peligros o daños que uno puede recibir por querer hacer únicamente lo que nos dicta nuestra voluntad.

Traigo a cuentas esta anécdota porque todo indica que los actuales gobernantes, la gente toda del partido oficial, parecieran hacer “oídos sordos” a las críticas bien intencionadas, a las observaciones que con frecuencia se publican en los medios, tratando que corrijan la forma de cómo manejan las finanzas públicas, que eviten el despilfarro y hagan todo lo posible por detener los actos de corrupción que a cada rato afloran, escandalosamente, en las noticias cotidianas.

Es increíble que todo lo que es señalado, de inmediato lo tildan de falso, de acoso a las buenas obras gubernamentales, de actos desestabilizadores o que tienden a buscar ganancias electoreras. Y así han transcurrido los años de esta gestión, que cada vez más cierra sus espacios de entendimiento franco no solamente con los partidos opositores, sino también con asociaciones profesionales, tanques de pensamiento y ciudadanos comunes como el que esto escribe.

publicidad

En realidad, es muy lamentable que quienes son únicamente servidores de la sociedad que los ha elegido y les paga sus salarios, se transformen en autócratas, faltando a la promesa de atenerse únicamente a lo mandado textualmente por la Constitución y las leyes secundarias. Este consejo de que deben escuchar y atender las opiniones es ahora mucho más oportuno, que en ninguna otra época de la actual administración del país. Y veamos ese por qué.

No hemos sido nosotros quienes hemos publicado que en estos precisos momentos, El Salvador se ha convertido “en el país latinoamericano más vulnerable a las actuales políticas migratorias del presidente estadounidense Donald Trump”, sino que fue conocido por medio de un informe bien detallado y reciente de la entidad privada “The Economist Intelligence Unit”, quien añade que aun cuando México ha soportado la mayor carga de los ataques de Trump, son los “países centroamericanos los más vulnerables a sus políticas en general”, que dicho en cristiano significa no solo la fuerte posibilidad de que veamos mayor cantidad de compatriotas deportados, sino el impacto negativo que eso podría acarrearnos con el asunto de las remesas provenientes de los Estados Unidos y que representan, nada menos, que el 15 % del Producto Interno Bruto (PIB) salvadoreño, con la secuela nefasta en los aspectos mercantiles, alimentación, educación, vivienda, salud, etc. ya que son centenares de familias nuestras que sobreviven gracias a esas remesas frecuentes.

Una razón de suficiente peso que por su inminente gravedad no debe pasar inadvertida para los gobernantes actuales, ni para los institutos políticos y asociaciones profesionales en  general. Otro aspecto señalado y que no puedo dejar en el olvido, es que el 2 % de la fuerza laboral cuscatleca ha emigrado legal o ilegalmente hacia la nación del Norte. Esto mismo fue, después de la guerra fratricida, un fenómeno que afrontamos en ese tiempo, cuando la Agencia Internacional del Desarrollo (AID) y la Cámara Salvadoreña de la Construcción (Casalco), se dieron cuenta que en el país carecíamos de maestros de obra de construcción, albañiles y otras clases de obreros, pues muchos murieron en combates, o simplemente huyeron del territorio nacional.

Con la amplia ayuda de AID, Casalco fundó el “Instituto Obrero-Patronal de la Industria de la Construcción” (IOPIC), situado en el Bulevar del Ejército, donde serví como maestro de matemáticas, capacitando obreros para servir en la construcción. Hoy, de acuerdo al informe, pareciera que afrontamos ese déficit de nuevo, con el agravante que si son deportados…¿encontrarán colocación?

Por ahora, el consejo es que el gobierno cese de atacar a Estados Unidos, a su honorable Embajadora, que sea más conciliador y propositivo. Por algo debe empezar…



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons