Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Solidaridad a toda prueba

Eugenio Chicas / Secretario de Comunicaciones de la Presidencia de la República

martes 14, noviembre 2017 - 12:00 am

Al final de octubre y con motivo del término de la exitosa misión de la embajadora de la hermana República de Cuba en nuestro país, señora Iliana Fonseca Lorente, tuve la oportunidad de conocer con cierto detalle algunos de los programas de la solidaria colaboración de Cuba en El Salvador durante estos ocho años de reanudación de nuestras relaciones diplomáticas. Estos lazos de amistad fueron interrumpidos durante muchos años en servil complacencia con autoridades norteamericanas de aquella época, hecho injustificado, contrario a nuestros propios intereses nacionales y en desmedro del beneficio comprobado para los sectores más vulnerables de nuestra nación.

En estos ocho años hay muchos frutos que reconocer en beneficio de los sectores más vulnerables, destacándose el programa “Misión Milagro” que ha devuelto la vista a miles de salvadoreños, sobre todo de muy escasos recursos, con el resultado de la superación de diferentes tipos de ceguera que impedían o limitaban sus capacidades para un desarrollo digno gozando de una mejor calidad de vida. La infraestructura, que cuenta con personal cubano altamente especializado, está instalada de manera permanente en el centro hospitalario de la ciudad de San Vicente atendiendo casos de todo el país, bajo la dirección de las autoridades del Minsal.

En este mismo periodo, y con motivo del Día Internacional de la Alfabetización, fue más visible apreciar notorios avances en más de 60 municipios y otros territorios del país que han sido declarados libres del analfabetismo. Este flagelo de la ignorancia, dolosamente desatendido por décadas terminó acentuando la extrema pobreza; hoy es aceleradamente superado a partir de la contribución de expertos cubanos con el método de enseñanza “Yo sí puedo”, probado mundialmente. Estos expertos en combinación con profesionales y técnicos del Mined y mucho voluntariado, han trabajado tesoneramente para que cientos de miles de personas, principalmente adultas, aprendieran a leer y escribir; de esto conocemos muchos y hermosos testimonios que reflejan el cambio en la calidad de vida a través de la luz del conocimiento; este cambio permite que miles de personas recuperen su dignidad y con normalidad se integren en la vida cotidiana y productiva.

publicidad

Esta cooperación producto del nuevo estado de la normalidad de las relaciones entre Cuba y El Salvador, también está produciendo frutos en la promoción de métodos asertivos desde los recursos locales para estimular la práctica del deporte comunitario, un eslabón muy importante en la integración y empoderamiento dentro de las comunidades. Este programa le da sentido al rescate y uso de la infraestructura local para la creación de un tejido social sano, de jóvenes activos con una visión diferente, con enfoque de salud pública y prevención de violencia, implementado principalmente en zonas de riesgo con perspectiva de extenderse al resto del país.

De la misma forma ya son significativos y crecientes los aportes de especialistas cubanos en programas de tecnologías agroecológicas y forestales que contribuyen al desarrollo agrícola, enfocados en producir y aplicar insumos de origen orgánico, muy efectivos y de menor costo que se orientan a preservar la vida humana y la naturaleza; compatibles con nuestras prácticas,  características socioculturales, recursos de nuestro entorno natural y orientados a mejorar el rendimiento de cultivos para elevar la producción en cantidad y calidad. Este programa en perspectiva contribuye a reducir la alta dependencia de agroquímicos importados y contaminantes.

En materia de cultura Cuba tiene mucho que aportar, y es así como el programa de arte social “La Colmenita”, adoptado por muchos países, llegó para quedarse en los corazones de chicos y grandes en todo el país. Este método de promoción cultural de teatro y música orientado a niños y jóvenes busca potenciar sus capacidades, elevando la calidad y armonía en la convivencia comunitaria. Desde su llegada ha crecido y se ha extendido con gran éxito a partir de la colaboración de expertos cubanos que aportan en la metodología, ampliando su desarrollo sobre todo en la red del sistema de ”Las Casas de la Cultura y Convivencia”.

En igual forma en este mismo periodo agradecemos la generosidad de Cuba permitiendo que miles de jóvenes salvadoreños, sobre todo de escasos recursos, tuvieran la oportunidad de forjar su educación superior mediante el exitoso programa de becas completas en diversas disciplinas, especialmente en medicina, formación muy reconocida mundialmente por el alto nivel de calificación científica y de sensibilidad humana inculcado en la educación de sus profesionales.

Por éstas y muchas más razones éticas, humanas y de elemental convivencia pacífica, debemos unirnos al sentimiento de solidaridad con Cuba junto a las 191 de 193 naciones del mundo, que este 1 de noviembre, durante el septuagésimo segundo periodo de sesiones de Naciones Unidas en Nueva York, votaron a favor de poner fin al obsoleto y horrendo bloqueo económico, comercial y financiero por parte de Estados Unidos contra la soberana República de Cuba. El respeto a la soberanía y autodeterminación de nuestros países son principios básicos que no pueden ser condicionados a políticas unilaterales.



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.