Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Superar la pobreza es determinante

Roberto Cañas López/Académico, firmante de los Acuerdos de Paz

Miércoles 15, Junio 2016 - 12:00 am

El pasado 1 de junio el discurso presidencial puso en el tapete nacional el tema de la pobreza: el profesor Sánchez Cerén informó que daría a conocer una estrategia para la erradicación de la Pobreza Extrema. Han pasado 15 días y el mandatario todavía no da detalles de cuál será dicha estrategia. Sin lugar a dudas, erradicar la pobreza debe ser uno de los retos principales del gobierno en lo que le queda de gestión; la vida y la dignidad de las personas tiene que ponerse en primer lugar, por delante de cualquier otro desafío.

La pobreza no es un tema menor, el 35.2 % de los hogares salvadoreños vive en situación de pobreza multidimensional y entre 290,000 y 378,000 de nuestros compatriotas están actualmente en riesgo de regresar a la pobreza.

En El Salvador la pobreza históricamente se ha medido únicamente utilizando el método de ingresos. Actualmente se reconoce que es necesaria una medición multidimensional donde se acepta que la pobreza afecta diversos espacios de la vida de las personas, restringe el potencial de desarrollo de sus capacidades y, en consecuencia, limita sus perspectivas para vivir de manera digna.

publicidad

El partido oficial adoptó en 2015 la medición multidimensional de la pobreza, dicha decisión gubernamental se debe reflejar en el compromiso de velar por la garantía de los derechos de la población. En otras palabras, se debe poner a la persona humana en el centro de la actividad del gobierno y tomar en cuenta los ámbitos esenciales para erradicar la pobreza que son al menos cinco: a) educación; b) condiciones de la vivienda; c) trabajo y seguridad social; d) salud, servicios básicos y seguridad alimentaria; y e) calidad del hábitat.

La pobreza no se erradica solamente con un mayor crecimiento económico, estoy convencido que un aumento en el PIB no es suficiente. Ninguna política que busque reducir la pobreza puede estar desvinculada de la lucha por disminuir la desigualdad. Se puede plantear que El Salvador necesita una meta más audaz y agresiva de crecimiento económico del 5 % del PIB, pero si al aumentar la producción de riqueza, no varía la distribución del ingreso, el ritmo de reducción de la pobreza será lento, pues el crecimiento económico no garantiza por sí mismo un mayor bienestar para todo el mundo.


Hablar de disminuir la desigualdad a muchos les da miedo, pero hay que tomar en cuenta que la política fiscal progresiva es la única herramienta con la que cuenta el gobierno para contribuir a reducir la desigualdad; debe  aplicarla y con lo recaudado incidir en la disminución de la pobreza.

En la estrategia de reducción de la pobreza extrema que anunció el ciudadano presidente, es necesario repetirlo, me gustaría ver si existe un esfuerzo importante por mejorar la calidad de la educación y la salud pública y por supuesto programas de promoción de empleos decentes para los grupos más vulnerables.

Hay que redoblar los esfuerzos para erradicar la pobreza y reducir la desigualdad. “Reducir sustantivamente la desigualdad es condición indispensable para reducir la pobreza. Lo social no se juega solo en lo social, sino que también en la economía, en la política y en el medioambiente. El desarrollo social inclusivo y la mejora de las condiciones de vida de la población son un requisito necesario para asegurar la prosperidad económica”, señala la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena.

Hay que adoptar políticas públicas de nueva generación para superar la pobreza. Se debe partir de la base que es responsabilidad del Estado asegurar a todos los ciudadanos sus derechos básicos y en general asegurar las condiciones para vivir con dignidad. La política social debe ser reconocida por todos como un derecho que corresponde a todos los habitantes del país. No se trata de un favor que se hace a los pobres.

Adoptar políticas públicas de nueva generación también significa cambiar la perspectiva de análisis, de algunos sectores, en concreto la visión economicista que poseen y asumir mayores compromisos sociales, que permitan avanzar a la construcción de un proyecto de nación. Deberá avanzarse hacia acuerdos en áreas clave como la lucha contra la desigualdad y la pobreza, este esfuerzo no se puede postergar.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

El poder de los poderes

Los magistrados de la Sala hacen lo que les corresponde por mandato constitucional: conocer y resolv...

MÁS INFORMACIÓN
Realidad Nacional: Agosto 2016

Toca despedir un agitado mes, donde identificar los principales acontecimientos es una cuestión fundamental para caracterizar …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.