Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Todas las mujeres, todos los espacios

Bessy Ríos / Abogada y activista digital

sábado 18, agosto 2018 - 12:00 am

La participación de las mujeres en política debe ser impulsada desde todos los espacios, porque nosotras no somos un sector dentro de un partido, somos la mayoría de la población y eso no lo digo yo, lo dice la estadística.

He tenido siempre discusiones con compañeras que me señalan que no se puede celebrar el ingreso de cualquier mujer a círculos de poder real, pues las que llegan no necesariamente están en la búsqueda de la igualdad de derechos y oportunidades; de hecho muchas mujeres son bien definidas como las guardianas del patriarcado, que lo defiende a ultranza y son férreas defensoras de las etiquetas, roles de género y por tanto se sienten agradecidas con los patriarcas y el sistema que sostiene el machismo en el país.

Soy de la idea que no podemos cerrar los espacios solo “para un tipo de mujeres” porque entonces nos estaríamos convirtiendo en lo que son nuestros pares masculinos con su machismo descalificador, es decir, debemos tener mujeres con una homogénea manera de pensar y actuar, eso es sumamente discriminatorio y cumpliríamos eso que “la víctima cuando logra tener algo de poder se vuelve victimario”.

publicidad

La diversidad de pensamiento entre nosotras debe ser una fortaleza, reconozco que existen posiciones sumamente ortodoxas e intransigentes de mujeres que por diferentes razones no quieren desconstruir el sistema que las ha educado, quiero dejar bien claro que las mujeres que tienen estas posiciones o aquellas que educan a sus hijos con patrones machistas lo hacen porque ellas son malas y porque en su maldad quieren someter a todas las mujeres del mundo, seamos serios; la realidad es que ellas educan y piensan de esa forma porque así les enseñaron, por ello los cambios no son solo de normativas sino de cultura y ésta tarda años en modificarse; debemos empezar ahora, dejando de enseñarle a las niñas que son solo ellas las que deben cuidarse, debemos educar a los varones en los hogares que deben respetar a las mujeres, que el respeto pasa por no gritarles en la calle “piropos” porque eso es acoso, que no es correcto acostarse con una chica aprovechando su nivel de ebriedad y su poca capacidad de dominio personal, que no es cierto que cuando toca dar cuota alimenticia es mejor no darla porque la madre de tus hijos seguro se la gasta con el nuevo amante.

Este tipo de pensamiento debemos erradicarlo, debemos enseñarle a las niñas que su aspiración suprema no puede ser solo la maternidad cuando probablemente ellas no quieren serlo y lo hacen solo para cumplir un requisito de la sociedad, esto hace que tengamos madres poco conectadas con sus hijos y también hijos que no se sienten apoyados, esposa-modelo, les meten ese chip de que hay que casarse y en ocasiones tampoco quieren pero lo hacen porque hay que cumplir ese requisito, y tenemos mujeres infelices que incluso soportan cualquier tipo de maltrato con tal de mantener la apariencia de un hogar feliz, porque el divorcio no es opción… se trata que las nuevas generaciones de niñas, futuras mujeres  deben ser primero independientes no solo económicamente, formarlas con autoestima y erradicar de su mente esos estándares de belleza que nos venden los medios de comunicación, sobre todo cuerpos que en El Salvador no se dan de manera natural, pero no por no tener medidas envidiables o rostro de ángel con piel color de leche dejan de ser mujeres bellas, pasa por no replicar estas conductas cuando sean madres –si es que deciden serlo- y que los varones dejen de asumir que todo cuanto hacen es culpa de “la carne es débil” “ella me provocó” ¡NO! Eso no es cierto, asuman su responsabilidad, no sigan culpando a las mujeres de todo cuanto hacen mal.


Necesitamos que las nuevas generaciones vean con naturalidad a mujeres en puestos de poder real, que no sea algo traumático para la autoestima de un hombre que una mujer le dé ordenes, que nos sea de lo más cotidiano ver una mujer como directora de la Policía Nacional Civil, incluso de Ministra de Seguridad o Ministra de Defensa. Debemos apoyar a todas las que lleguen a determinados puestos, criticarlas si hacen mala gestión, no asumir que las fallas son porque es mujer, eso también es discriminación. Debemos potenciar en lo que estamos de acuerdo, sin olvidar que si nosotras empezamos a decir para tener una mujer así es mejor tener un hombre, nunca lograremos las transformaciones.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.