Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Tres años de Gobierno de Sánchez Cerén

Dr. Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 29, mayo 2017 - 12:00 am

El miércoles de la presente semana se cumplen tres años del segundo gobierno del FMLN, instalado ahora con un presidente representante de las propias entrañas de los originarios miembros de lo que fuera los más rancios combatientes del movimiento guerrillero que libró la última guerra civil en la segunda mitad del siglo pasado. Será el momento de hacer un alto en el camino y revisar los éxitos y fracasos del equipo de gobierno y reacomodar las piezas a efecto de superar los fracasos y estimular los aciertos.

Desde luego que dicho análisis se hará con la perspectiva que cada persona tiene sobre los sucesos según el cristal con que se mira. A manera de ejemplo, tenemos las resoluciones de la Sala de lo Constitucional, que producen escozor en muchos y satisfacción en otros muchos. Sin embargo, ese rubro es muy discutido y será difícil lograr una visión medianamente aceptada, ya que la población se encuentra dividida en su óptica sobre un tema de profundo contenido jurídico, que nace del concepto constitucionalista del origen del Estado. Anticipamos que los actores de la política oficial del régimen tratarán de exponer una situación favorable para la población, utilizando todos los medios a su alcance, como estadísticas, encuestas, comparaciones e intenciones, con el objetivo de procurar un balance positivo en los números y resultados de la gestión presidencial.

Es indudable que el resultado del informe contrastará con la realidad que vive la población en cuanto al fenómeno pandilleril que aparenta haber desbordado los controles y da la impresión que se ha desbordado el margen mínimo de criminalidad aceptable.

publicidad

El otro tema que a todas luces denota una crisis permanente en toda nación es el tema financiero y hacendario, que se refleja en la modalidad del impago, superando lo que antes se calificaba como atraso o mora en los pagos normales de los gastos gubernamentales. Ese desorden obliga a que permanentemente  el presupuesto se modifique a cada momento y se busque la solución con más préstamos que generan un endeudamiento impagable y que rebajan permanentemente la confianza de las entidades bancarias del exterior, y hacen más caro el dinero cuando por fin se encuentra un prestamista que asume el elevado riesgo de contratar con El Salvador.

La armonía entre órganos del Estado se ha perdido y la inconformidad que esto produce se pretende solucionar con acciones de calle que, lejos de abonar en la solución del problema, lo agrava al provocar temor en la población.


El doble discurso del gobierno, que presenta una imagen confrontativa en el discurso público, contrastante con la imagen pacifista en la negociación particular. Se percibe una política del “Yanki go home” en la plaza pública y “Necesitamos su ayuda” en la relación directa con las naciones amigas. Es importante que el gobierno aterrice en una realidad que le obliga a desarrollar verdaderos acuerdos con la oposición atendiendo que la población no es unánime en su pensamiento político, lo cual hace indispensable llegar a mínimos de armonía en el manejo de la cosa pública.

El deterioro de la economía, producto en gran parte del divorcio entre gobierno y empresa privada, debe superarse a cualquier costo, ya que las fuerzas socio políticas del país deben caminar en el mismo sentido, todo en bien de la nación. La lucha de clases debe finalizar de una vez y para siempre porque todas las clases sociales deben y pueden vivir en un mismo territorio –El Salvador– y en el cual los únicos que deben ser eliminados son los criminales, organizados o no (pandillas).

Finalmente y atendiendo la coyuntura de que El Salvador ha sido valorado en la Santa Sede para obtener un Cardenalato sería muy oportuno que la iglesia salvadoreña, involucrada con monseñor Colindres en el asunto  de la tregua, empeñara su esfuerzo en busca de la paz social. Ese fenómeno ha superado los límites “normales” de la criminalidad.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.