Cerrar [X]

Internacionales

Trump: México sí pagará el muro en la frontera sur

Redacción Internacionales / EFE

sábado 7, enero 2017 - 12:00 am

El proyecto del muro fronterizo que quiere Donald Trump costaría unos $10,000 millones. / Xinhua

El presidente electo de EE.UU., Donald Trump, reiteró ayer que México reembolsará a su país por los gastos que se incurran para construir un muro en la frontera sur que separa a los dos países.

El magnate neoyorquino insistió en esa idea después de que se conocieran informes que indican que líderes republicanos manejan la posibilidad de financiar ese muro amparándose en una ley de 2006 que proyectaba la construcción de obras en el límite fronterizo.

publicidad

En 2006 fue aprobada una ley firmada por el entonces presidente estadounidense, George W. Bush, para construir una “barrera física” de unos 1,100 kilómetros en la frontera con México, que tiene una extensión de unos 3,000 kilómetros.

“Los medios deshonestos no informan de que cualquier dinero usado para construir la Gran Muralla (…) será pagado por México después”, afirmó Trump en uno de sus mensajes matutinos de ayer por la red Twitter.


Esas obras, aprobadas en 2006, nunca fueron realizadas, pero la ley no especificaba cuándo dejaría de estar vigente, lo que abre la puerta a que se busque la financiación por un programa que ya tiene el visto bueno del Congreso.

Ya el 22 de octubre pasado, durante la campaña electoral, Trump había advertido que México “reembolsaría” a EE.UU. por los fondos que incurra en la construcción de un muro que busca cortar la entrada de inmigrantes indocumentados.

Pero previamente había dicho que México se encargaría directamente de esos gastos.

Cálculos de los que se han hecho eco en los medios de comunicación norteamericanos indican que la idea de Trump tendría un costo de unos $10,000 millones.

En tanto, México ya ha dejado claro que no tiene intención de abonar ni un céntimo sobre el muro que quiere construir Trump y que fue un tema vital de campaña.

reunión

Por otra parte, Trump calificó ayer como “constructiva” una reunión que mantuvo con los servicios de inteligencia del Gobierno saliente sobre el ciberespionaje de los últimos comicios, pero rechazó que esas acciones hayan afectado al resultado electoral.

La reunión se desarrolló en la Torre Trump, donde vive y tiene su cuartel general el presidente electo, y se prolongó por cerca de dos horas, según fuentes oficiales.

El magnate, que estuvo acompañado de miembros de su equipo, fue informado por altos funcionarios de la Administración Obama, incluyendo los titulares de la CIA, del FBI y de la Dirección Nacional de Inteligencia.

“Tuve una reunión constructiva con los líderes de la comunidad de inteligencia”, afirmó el republicano en un comunicado oficial, y agregó que tiene un “tremendo respeto” por los integrantes de los servicios de inteligencia.

La nota, difundida pocos minutos después de que terminara el encuentro, sostiene que “Rusia, China y otros países”, así como distintos grupos y personas, “están constantemente intentando violar la infraestructura informática” del Gobierno de EE.UU. y de sus instituciones, negocios y organizaciones.

Aun así, añadió, “no hubo absolutamente ningún efecto en el resultado de las elecciones, incluyendo el hecho de que no hubo alteraciones en las máquinas de votación”.

Además, Trump anticipó que una vez en la Casa Blanca creará un equipo para que le presente un plan con el fin de combatir los ciberataques.

 

“Preferencia” motivó el pirateo de Rusia

Las agencias de inteligencia de EE.UU. aseguran en un informe hecho público ayer que el presidente ruso, Vladímir Putin, ordenó influir en las elecciones estadounidenses mediante ciberataques porque sentía una “clara” preferencia por Donald Trump, quien resultó elegido frente a la candidata demócrata Hillary Clinton.

“Consideramos que el presidente Vladímir Putin ordenó una campaña para influir en 2016 en las elecciones presidenciales”, sostienen en un informe de 25 páginas el FBI, la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), principales organizaciones de inteligencia del país.

“Los objetivos de Rusia eran socavar la fe pública del proceso democrático de EE.UU., denigrar a la secretaria Clinton, dañar su posibilidad de ser elegida y su potencial Presidencia. También consideramos que Putin y el Gobierno ruso desarrollaron una clara preferencia por el presidente electo Trump”, aseguran.

Las conclusiones de los servicios de inteligencia estadounidenses contrastan con las declaraciones que hizo ayer Trump, quien rechazó que el resultado de los comicios se haya visto influido por los ciberataques orquestados desde Moscú.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

México rechaza tropas de EE.UU. en su territorio

El país azteca indicó que si Washington ofrece enviar soldados, la respuesta será un “no”....

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.